Inicio / Investigaciones / Gestión saliente dejó censura parlamentaria con la confiscación de ANTV

Gestión saliente dejó censura parlamentaria con la confiscación de ANTV

Génesis Obaya y David Matos

IPYS Venezuela

15 de enero del 2016.

El canal oficial del organismo legislativo venezolano Asamblea Nacional Televisión, ANTV, tiene 15 días sin salir al aire, luego de que su señal fuese reemplazada por la de Venezolana de Televisión (VTV), principal televisora del Estado. Durante este período los venezolanos no han podido apreciar de forma completa la difusión de las sesiones en el hemiciclo, razón de ser de ANTV.

No obstante, con la instalación de la nueva Asamblea electa el pasado 6 de diciembre de 2015, por primera vez, después de 5 años de reiteradas restricciones, los periodistas y medios privados y públicos, nacionales e internacionales, tuvieron acceso al Parlamento.

Un día después de la juramentación de los diputados, en la primera sesión ordinaria, se discutió una propuesta de acuerdo presentada por la bancada de la Mesa de la Unidad Democrática, MUD. Una iniciativa dirigida a asegurar las garantías de acceso de los medios y periodistas a la AN, que diera cabida al derecho del ejercicio periodístico, el derecho a la información y a la libre expresión, tal como lo contempla la Constitución de la República.

A partir de un monitoreo en torno al contexto parlamentario que relizó el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS Venezuela) en medios de información y comunicación, se pudo determinar que las decisiones arbitrarias por parte de funcionarios del Estado, la suplantación de identidad en las cuentas oficiales de Twitter del parlamento, los condicionamientos a la libertad de expresión y al derecho a la información, y las restricciones a la cobertura periodística, rodearon el proceso de instalación de la nueva Asamblea Nacional, así como los días anteriores y posteriores a la toma de posesión.

Agenda del día: instalación de la nueva Asamblea

El 5 de enero de 2016, cerca de mediodía, se realizó la instalación de la Asamblea Nacional, en la que los diputados electos el pasado 6 de diciembre (6D) tomaron posesión para el período 2016 – 2021.

La fracción de oposición, con la representación de la mayoría calificada, tomó el control del parlamento, y eligió a Henry Ramos Allup como presidente, a Enrique Márquez como primer vicepresidente y a Simón Calzadilla como segundo vicepresidente. Una directiva que ejercerá funciones hasta enero de 2017.

A partir del monitoreo realizado por IPYS Venezuela durante el acto de juramentación se comprobó la presencia de los medios de comunicación públicos y privados, nacionales e internacionales para realizar su trabajo de cobertura.

A través de los canales privados Televén y Venevisión (de señal abierta), y Globovisión (de suscripción por cable), se pudo seguir la instalación. Por su parte, Venezolana de Televisión (VTV) entre las 11:30 de la mañana y las 12:15 del mediodía, ya iniciada la toma de posesión, entrevistaba a 9 diputados, de los cuales 8 son del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y uno solo pertenece a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD): William Dávila.

VTV transmitía declaraciones de simpatizantes con el insert “Pueblo Revolucionario movilizado”, en virtud de una concentración oficialista y el llamado a una marcha hasta el Palacio de Miraflores. La transmisión de VTV no fue continua durante el acto de juramentación, y una vez retirada la bancada oficialista del hemiciclo de sesiones durante la intervención del diputado Julio Borges, de la MUD, el canal del Estado dejó de transmitir.

Sobre la imagen silenciada de los diputados de la MUD, Telesur se concentró en hacer comentarios desde el estudio. TVES (antes Radio Caracas Televisión y ahora parte de la red oficial de medios) por momentos se pegaba a la señal de VTV, pero luego volvía a su programación habitual. En la señal de ANTV, como ya se dijo, se retransmite VTV desde el 31 de diciembre de 2015.

El 6 de enero, día en que se llevó a cabo la primera sesión de la AN, en la que se discutió el acceso de los medios al parlamento, de todos los canales privados sólo Globovisión y Venevisión transmitían avances de lo que allí ocurría.

Desmedido abuso de poder

Basados en el monitoreo desarrollado, específicamente los días 5 y 6 de enero de 2016, IPYS Venezuela se percató que, el día 5, el nombre de la cuenta de Twitter del organismo legislativo venezolano fue cambiado de manera arbitraria y pasó a llamarse @ContraofensivaR.

Lo mismo ocurrió con la cuenta de Twitter de la dirección de prensa de la AN, antes @ANprensa y ahora @bloquepatria. La cuenta de la secretaría del Parlamento, @SecretariaAN, fue transformada en @ContraofensivaR.

Oliver Blanco, Director de Comunicaciones Estratégicas y Relaciones Institucionales de la Asamblea Nacional, atribuyó esta medida a una acción de los trabajadores militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Esta decisión, que atenta contra la pluralidad y diversidad de voces a través de los espacios digitales del órgano legislativo, se enmarca en un uso abusivo del poder estatal y una ciberagresión vinculada a una suplantación de identidad.

Ante esta situación, la nueva Asamblea Nacional, desde el 12 de enero, creó la cuenta de Twitter: @ANacionalVE.

La Asamblea Nacional y sus funciones

Las principales competencias de la Asamblea Nacional son redactar, discutir y aprobar las leyes que rigen la vida del país, ejercer labores de vigilancia sobre el Ejecutivo Nacional, y designar y destituir a quienes integran el poder Moral, el poder Judicial y el poder Electoral, incluso iniciar investigaciones para destituir a miembros del poder Ejecutivo, si fuese el caso. El poder legislativo es el órgano de representación popular por excelencia, en el que las fuerzas expresan las distintas posiciones políticas y representan a sus electores.

Entre sus principales funciones está la de legislar. La Asamblea Nacional dicta, modifica o deroga leyes en materia de competencia nacional y bajo el consenso de los diputados. Su segunda función es política, lo que le permite ejecutar toda iniciativa de contenido político en cumplimiento directo de la Constitución Nacional, además de ejercer control sobre el gobierno y la administración pública nacional, fiscalizando el debido cumplimiento de sus funciones y alcances. Puntualmente, puede ejercer la función administrativa y jurisdiccional.

Bienvenidos los medios

Luego de 5 años de constantes restricciones, los medios y periodistas en Venezuela pueden ingresar nuevamente a la Asamblea Nacional. El Reglamento Interior y de Debates de 2005 establecía en el artículo 97 que las sesiones de la AN eran públicas y los medios podían transmitirlas sin limitaciones.

En la reforma de este reglamento en 2010, en el artículo 97, se impuso: que “a fin de garantizar el acceso a la información, de conformidad con el artículo 108 de la Constitución de la República, las sesiones plenarias de la Asamblea Nacional serán transmitidas por la televisora pública de la Institución, ANTV, pudiendo la televisora del Estado prestar apoyo para la transmisión”.

Entre 2010 y 2015, las sesiones del parlamento han sido transmitidas exclusivamente por ANTV, canal de la Asamblea Nacional designado para dar a conocer la gestión y los resultados del trabajo legislativo del Parlamento, luego de que en 2013 Julio Chávez, para ese momento presidente de la comisión de medios de la AN, restringiera el acceso de la prensa a la sala de discusiones y votaciones, permitiendo únicamente la presencia de ANTV, lo que supone poner sólo en manos del Estado toda la actividad del Parlamento.

Basados en los artículos 57, 58 y 108 de la Constitución Nacional, en la primera sesión ordinaria del Parlamento del 6 de enero de 2016, los diputados juramentados discutieron en torno a las garantías que deberían prevalecer para los medios y periodistas, en aras de asegurar el derecho a la información y a la libre expresión.

Biagio Pilieri, diputado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), fue el encargado de leer el primer acuerdo, en el que se aprobó por mayoría el acceso total a todos los espacios destinados a las actividades del Parlamento, tantro a los periodistas como a cualquier otro representante de los medios de información públicos y privados, nacionales e internacionales. “Han sido muchos años intentando que ustedes estén allí donde merecen estar, para informar de manera libre e independiente a Venezuela y el mundo”, expresó el diputado.

Otro de los acuerdos fue establecer, a través de la directiva de la AN, unas directrices para la acreditación de los periodistas que quieran acceder a los espacios del Hemiciclo.

Pilieri, en nombre de los 112 diputados de la MUD, también ofreció el respaldo a los trabajadores de ANTV tras la intervención de la que fue objeto el canal, y exhortó a que se devolvieran los equipos y la concesión que les fueron retirados a la televisora.

A continuación, el texto del proyecto de acuerdo:

“Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela

Acuerdo sobre el acceso de los medios de comunicación social al hemiciclo y demás espacios destinados a la actividad de la plenaria o de las comisiones parlamentarias de la Asamblea Nacional.

Considerando que la Asamblea Nacional es por definición un espacio de deliberación pública regido por la transparencia y el acceso a la información.

Considerando que en virtud de la función de representación propia de la Asamblea Nacional, esta ha de recibir y al mismo tiempo reflejar, las diversas inquietudes de la sociedad las cuales deben ser conocidas por la opinión pública como parte de un proceso de construcción colectiva de soluciones a los problemas del país en el que los medios de comunicación cumplen un papel fundamental.

Considerando que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y los instrumentos internacionales sobre derechos humanos garantizan el derecho a libertad de expresión e información y que la Asamblea Nacional así como los demás órganos del poder público, deben promover condiciones favorables para su disfrute.

Considerando que es preciso poner fin al ostracismo contra los medios libres de comunicación impuesto en los últimos años por la mayoría pro-gubernamental en la Asamblea Nacional para iniciar una etapa en la cual tanto los medios públicos como los privados acompañen y difundan las tareas parlamentarias como anticipo de la pronta instauración en el país de normas y practicas respetuosas de la libertad de expresión

Acuerdan:

Primero. Permitir el acceso de los periodistas y otros representantes de medios de comunicación públicos o privados, tanto nacionales como internacionales al hemiciclo de sesiones de la plenaria de la Asamblea Nacional y a los demás espacios del parlamento en los que se celebren reuniones de las comisiones permanentes o especiales.

Segundo. Establecer por medio de la junta directiva de la Asamblea Nacional unas directrices para la acreditación de los periodistas u otros representantes de los medios de comunicación que quieran acceder a dichos espacios para el desempeño de sus tareas profesionales.

Tercero. Dar publicidad el presente acuerdo dado en Caracas a los 6 días del mes de enero del año 2016, año 205 de la independencia y 156 de la Federación”.

Intervenciones en materia de Libertad de Expresión

Una vez expuesto el proyecto de acuerdo en torno al acceso de los medios al hemiciclo y demás espacios destinados a la actividad parlamentaria, no tardaron en llegar las intervenciones en materia de libertad de expresión y derecho a la información por parte de varios de los diputados.

El primero de ellos fue Williams Dávila (MUD), quien reprochó la hegemonía comunicacional ejercida por el Estado, destacó la importancia de la libertad de expresión y de los medios de comunicación en la Asamblea Nacional y recalcó que es necesario darle fuerza al canal de la Asamblea Nacional, ANTV, y el apoyo total a sus trabajadores, ante la intervención de este medio.

“Es el comienzo del fin de la hegemonía comunicacional (…) que durante todo este tiempo prohibió prácticamente que los diferentes sectores de la oposición representados en la Asamblea Nacional tuviésemos presencia y participación en el canal ANTV, o en los canales del estado. Este acuerdo que se acaba de mencionar pone de relieve los principios fundamentales del pluralismo político, de la libertad de expresión (…) Nosotros los diputados necesitamos permanentemente rendir cuentas (…) Hoy día ustedes tienen la libertad no solamente de ser ese conducto, sino de transmitirle a la opinión pública y al pueblo venezolano la realidad de las comisiones permanentes de trabajo, la realidad de las sesiones, que incluso el pueblo se dé cuenta de la asistencia de los diputados, que el pueblo haga esa rendición de cuentas por la vía de la opinión pública (…) Es necesario que nosotros aquí le demos la fuerza al canal de la Asamblea Nacional, y el apoyo a sus trabajadores”.

Dávila también se refirió al Sistema Nacional de Medios Públicos, el cual, aseguró, se debe replantear para garantizar la libertad de expresión, la pluralidad política y la autodefensa de la opinión pública.

Los diputados oficialistas Earle Herrera y Tania Díaz también intervinieron en la sesión para apuntalar la comunicación popular y rechazar el acuerdo de acceso de los medios al parlamento.

Herrera aseguró que ellos nunca prohibieron el acceso a la información, que fueron “los de la cuarta república” quienes “vetaron” a los periodistas. “Aquí han estado los periodistas. En la comisión de medios se hacía la sesión abierta y ayer recibimos al bloque de prensa de Venezuela, a la Cámara Venezolana de Periodistas, al CNP y al Sindicato Nacional de Trabajadores de La Prensa”.

Díaz consideró, con relación al ingreso de los medios nuevamente a la AN, que hay exageraciones de las partes. “No creo que haya sido una cuestión de no permitirles la entrada, sino que ese edificio es un patrimonio (…) yo soy parlamentaria del Mercosur y allí no están las cámaras adentro, tu vas a Naciones Unidas y no están las cámaras adentro del hemiciclo, eso es una normativa que existe en muchos entes y órganos parlamentarios”.

La Constitución Nacional en sus artículos 57 y 58 establecen que toda persona tiene derecho a expresarse libremente y a recibir información oportuna, veraz, imparcial y sin censura, a través de cualquier medio de comunicación.

ANTV fuera del aire

Desde el 31 de diciembre de 2015, ANTV, canal del parlamento venezolano, no cubre las sesiones de la Asamblea Nacional. Betzaida Amaro, periodista del canal, denunció en compañía de 30 trabajadores que el 4 de enero de 2016 les fue prohibida la entrada a la sede de la Fundación, y que los equipos de transmisión de la televisora fueron sustraídos de su sede.

Amaro explicó a IPYS Venezuela que el medio no se puede privatizar, ya que que sus equipos de transmisión son bienes de la nación. Aseguró que, legalmente, ANTV continúa siendo el canal de la Asamblea Nacional porque su razón social no ha sido modificada. “No ha habido una acción administrativa en la que se concrete el traspaso de la propiedad del canal a sus trabajadores”.

De acuerdo con declaraciones de Darío Vivas, el nombre de la televisora fue cambiado a “Fundación Audiovisual Nacional de Televisión ANTV: Señal del pueblo legislador” el 1 de enero de 2016, fecha estipulada para que los trabajadores asumieran las funciones operativas y administrativas del medio. Sin embargo, la señal del canal fue reemplazada ese mismo día por la de Venezolana de Televisión (VTV). Este hecho también ocurrió dos días después de que Vivas anunciara que el canal estaría operativo el 5 de enero, día de instalación de la nueva AN.

Para el momento de la instalación y la primera sesión de la AN, la página web de la televisora, así como su señal de radio y su cuenta de Twitter estuvieron inhabilitadas. A partir del seguimiento que IPYS Venezuela ha venido realizando al portal web de ANTV desde el día 5 de enero, se pudo corroborar que hasta el 15 de enero aún el portal se encontraba caído. Su señal de radio, Asamblea Nacional Radio (ANRadio), que se transmite por el dial 102.3 FM, se encuentra habilitada, pero con un contenido proselitista, cargado de mensajes alusivos al ex presidente fallecido Hugo Chávez; de igual manera, el miércoles 13 de enero, ANRadio transmitió el programa “Con el Mazo Dando”, conducido por el diputado Diosdado Cabello por VTV.

El 7 de enero de 2016, la periodista Amaro aseguró que en ANTV existe una división entre los trabajadores, puesto que un grupo de ellos no está de acuerdo con las decisiones que el gobierno nacional ha tomado con relación a la institución.

Se debe recordar que un mes antes, el 7 de diciembre de 2015, un primer grupo de trabajadores de la televisora emitió un comunicado para rechazar las declaraciones de Henry Ramos Allup, quien para ese entonces no había tomado posesión del cargo de presidente del Parlamento. Un día después, Diosdado Cabello acordó de manera discrecional traspasar las concesiones de los medios ANTV y ANRadio a los trabajadores de estas fundaciones pertenecientes al órgano.

Aunque Vivas fue uno de los promotores de la Ley del Trabajo, Amaro aseguró que se impidió a los trabajadores conformar un sindicato, puesto que los mismos no reciben beneficios laborales como HCM y jubilación. Aseguró que algunos trabajadores que intentaron promoverlo anteriormente, fueron despedidos.

Un grupo de 30 trabajadores denunció el 4 de enero de 2016, que le fue prohibida la entrada a la sede de la Fundación, y que los equipos de transmisión de la televisora fueron sustraídos de su sede.

El estudio 1, ubicado en la sala de prensa del Palacio Federal Legislativo, fue desmantelado en horas de la noche. “Las seis cámaras que se encontraban en el hemiciclo de sesiones fueron retiradas. Tenemos conocimiento de compañeros que fueron obligados a desconectar los equipos durante los días de navidad y año nuevo en horas de la noche”, dijo Amaro.

Por primera vez en once años el canal de la Asamblea Nacional no cubrió una sesión: la instalación de los nuevos diputados. Amaro considera que la decisión de retirar los equipos fue tomada por la gerencia de la televisora, presidida por el diputado Darío Vivas, y por los momentos no se han entablado conversaciones.

“Supimos de la pretensión de que se instalaría una televisora comunitaria con los equipos sustraídos, pero esto no se pudo hacer porque los equipos son bienes públicos y, por ende, no se pueden pasar a los trabajadores”, dijo.

Amaro confirmó que ha existido un sesgo informativo en el canal, puesto que “solo se entrevistaba a ciertos grupos del chavismo”. Aseguró que la directiva era la única que tomaba decisiones sobre la línea editorial de la televisora.

La periodista espera que Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, nombre una directiva que presida el canal.

El 8 de enero de 2015, Darío Vivas anunció en rueda de prensa que 14 trabajadores de la Fundación Audiovisual Nacional de Televisión ANTV conformaron un equipo de transición para el proceso de transferencia de los recursos de bienes de la televisora, e indicó que los equipos se encuentran resguardados.

“Hemos revisado sistemáticamente todos los pasos, desde el punto de vista legal, que hay que dar, y hemos venido cumpliendo paso a paso cada una de las indicaciones que establece la constitución (…). Hemos adecuado todo el trabajo de cambio hacia la nueva institución apegado a los estatus. Hemos cumplido en función de la liquidación de la vieja fundación y el inicio de la nueva fundación”, aseguró.

Todos estos compatriotas forman parte de esa estructura de equipo de transición para el desarrollo de todo el trabajo que tiene que ver con los aspectos de tipo legal, la transferencia de los recursos y bienes y muebles del canal”, expresó.

Los camarógrafos, periodistas y trabajadoras de la nueva fundación se declararon en asamblea permanente: “Nosotros nos sentimos más comprometidos con este proyecto, esta nación, esta patria. Nosotros decimos: ¡Viva Chávez, viva Bolívar!”.

El 12 de enero, un día después de que el diputado Ismael León (MUD) anunciara un encuentro con un grupo de trabajadores de ANTV “para buscarle solución al hurto de bienes del Estado por Darío Vivas”, otro grupo de trabajadores rechazó los señalamientos en su contra, en relación a los despidos y pérdida de equipos de la televisora.

A través de una nota informativa publicada por el impreso Correo del Orinoco, los trabajadores de ANTV aseguraron que no han sido despedidos. “La nueva ANTV no ha comenzado, y no hay posibilidades de despedir a ningún trabajador de la vieja ANTV porque ésta fue liquidada”, aseguró el trabajor Eulises Dal.

De acuerdo con las declaraciones de estos trabajadores, el pago de la liquidación se estaría haciendo con el apoyo del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo, desmintieron el extravío de los equipos, y aseguraron que los mismos se encuentran resguardados por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), cuerpo de seguridad del Estado.

El 14 de enero de 2016, los trabajadores de la gestión que supuestamente asumirá la señal de ANTV informaron que en menos de 24 horas la señal de este canal estaría al aire. IPYS Venezuela pudo corroborar, a las 12 del mediodía del viernes 15, que la señal no había sido restituida. Para esa misma tarde se esperaba que el Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, presentara su Informe de Memoria y Cuenta de 2015 en el Parlamento.

Prohibido el paso

Luego de un incidente sucedido en 2009, cuando una televisora transmitió lo que los diputados veían en sus computadoras portátiles, Cilia Flores, quien cumplía entonces funciones de Presidenta de la Asamblea Nacional, aseguró que los medios de comunicación privados no accederían de nuevo al hemiciclo de sesiones.

En 2007, la directiva de la AN ya había notificado a los periodistas que sólo podrían ingresar a la sede cuando hubiesen actividades que se considerasen susceptibles de ser reseñadas por los medios.

Desde 2010, el artículo 66 del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional (AN) prohibe a los medios de comunicación y reporteros acceder a la información dentro del hemiciclo parlamentario, y se estableció que las sesiones plenarias serían transmitidas únicamente por el canal Asamblea Nacional Televisión (ANTV). Asimismo, se condicionó que los otros medios pudieran transmitir las sesiones solo a través de la señal del mencionado canal.

En este contexto, IPYS Venezuela registró una serie de impedimentos a la prensa en la Asamblea Nacional. Entre ellos destacaron las reiteradas limitaciones de acceso a Maru Morales, periodista de la fuente parlamentaria del diario El Nacional.

Entre el 21 de mayo y el 3 de junio de 2013, a la periodista se le prohibió por primera vez la entrada a la Asamblea Nacional.  Ricardo Durán, quien estaba a cargo de la Dirección Estratégica de Comunicación y Relaciones Institucionales del Parlamento, vetó a Morales  por una nota publicada el 7 de mayo de 2013 en el portal de El Nacional, en la que daba cuenta de las nuevas restricciones que, a partir de ese día, aplicarían para la cobertura de la fuente de la Asamblea, principalmente en la sede administrativa ubicada en la torre José María Vargas.

Posteriormente, el 2 de mayo de 2014, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia declaró inadmisible la acción de amparo interpuesto por la periodista contra Diosdado Cabello, presidente de la AN para ese momento, y Ricardo Durán, quien ya no estaba en el cargo.

A la periodista se le prohibió el acceso por segunda vez el 19 de mayo de 2015.

Agresiones contra la prensa el 5 de enero

El 5 de enero de 2016, se denunció ante IPYS Venezuela que un grupo de simpatizantes oficialistas persiguieron y agredieron a varios periodistas y reporteros gráficos que se encontraban cumpliendo funciones informativas en las inmediaciones de la AN.

Entre los agredidos está Eduardo Ríos, reportero del portal web La Patilla, quien relató a IPYS Venezuela que se encontraba junto con su compañero de trabajo Román Camacho y oros diez trabajadores de la prensa en las inmediaciones de la sede legislativa a la espera de los diputados de oposición para la instalación, un grupo de simpatizantes del gobierno los interceptó.

El reportero explicó que, luego de la llegada de los diputados se acercaron a la Plaza Bolívar de Caracas, donde se encontraban grupos identificados con el oficialismo. Cuando se disponían a regresar a las cercanías del parlamento, un grupo de diez o quince hombres desembarcó de una camioneta pick up doble cabina, marca Chery, y agredió a los reporteros. Ríos pudo apreciar cómo Antonio Posteraro, reportero independiente, fue alcanzado también por este grupo de simpatizantes, quienes, a patadas, intentaron robarle su equipo de trabajo.

Durante ese día, IPYS Venezuela registro 6 casos de violaciones a la libertad de expresión y el derecho a la información, que afectaron a equipos reporteriles de varios medios.

En los últimos tres años, IPYS Venezuela registró 240 limitaciones de acceso a la cobertura de asuntos de interés público, entre los que destacan restricciones arbitrarias de acceso a lugares donde se desarrollan ruedas de prensa, y también limitaciones por evidente inseguridad de los periodistas para realizar coberturas en las calles.

Ver también

Libertad de expresión en deterioro

Descargue el informe “Libertad de prensa en deterioro”  Download the report “Freedom of expression is deteriorating”  …