Inicio / Alerta / Carabobo: Cuatro periodistas agredidos en un día

Carabobo: Cuatro periodistas agredidos en un día

  • Con la agresión múltiple del jueves, suman 15 los episodios de violencia contra periodistas en Carabobo desde que iniciaron las protestas antigubernamentales en Venezuela. Es la segunda vez que un reportero es impactado por balas de goma

Las agresiones contra la prensa no cesan en el centro del país. La mañana del jueves 1 de junio de 2017, en el medio de disturbios entre manifestantes y cuerpos de seguridad del Estado, cuatro reporteros fueron agredidos en la céntrica ciudad de Valencia, a 130 kilómetros al oeste de Caracas. Los comunicadores sufrieron persecución, disparos directos de proyectiles no letales y amenazas.

 La oposición al gobierno de Nicolás Maduro convocó a una movilización en el estado Carabobo hacia las inmediaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Valencia, en el sector Padre Alfonzo, en el centro de la ciudad. La marcha llegó hasta la sede del órgano electoral, centro de las diatribas políticas junto con el Supremo que, desde el 30 de marzo, emitió dos sentencias que le restaron competencias a la Asamblea Nacional y que volcaron masivamente a las calles a la sociedad civil y a la oposición.

 

El videógrafo Víctor Almarza fue herido con un perdigón

Las inmediaciones del CNE estaban custodiadas por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), apoyados por la Guardia Nacional y la policía estadal. Aproximadamente a las 12:45 del mediodía comenzaron las detonaciones. El piquete antimotín disparó bombas lacrimógenas y perdigones (balas de goma) contra la manifestación y jóvenes encapuchados que habían tomado la delantera de la marcha.

 No fue solo dispersión, sino persecución. A bordo de sus motos, funcionarios de los cuerpos policiales recorrieron las calles internas del sector Padre Alfonzo y la avenida Bolívar de Valencia. En ese momento agredieron a la prensa. A la periodista del diario El Carabobeño, Dayrí Blanco, uniformados le apuntaron directamente, amenazando con dispararle. Igual le pasó a Tibisay Romero, corresponsal en Carabobo del portal web El Estímulo. Ambas lograron evadir la atención de los funcionarios y huir del lugar.

 Al periodista Randolfo Blanco, corresponsal del medio televisivo nacional Venevisión, funcionarios de la PNB lo persiguieron por calles aledañas al CNE. Tuvo que correr para evitar que le quitaran su teléfono celular, con el que recién había grabado parte de la represión contra manifestantes y la actuación desmedida de los cuerpos de seguridad. Al final, luego de gritar efusivamente que pertenecía a la prensa y ser acompañado por otros reporteros, los funcionarios decidieron retirarse, no sin antes insultar a la prensa.

 Pero quien sufrió peores daños fue Víctor Almarza. El videógrafo, quien cubría la manifestación para el medio local El Carabobeño, fue alcanzado por una bala de goma. El perdigó perforó su piel en el pecho y causó una contusión con sagrado. El joven logró salir a tiempo de la línea de fuego de los policías y ponerse a resguardo, donde fue atendido y superó la herida.

 Hasta antes del 1 de junio en Carabobo el Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys) contabilizaba 11 agresiones contra la prensa en el contexto de manifestaciones antigubernamentales. Con el episodio múltiple del jueves, la cifra asciende a 15 eventos en los que los comunicadores sociales han estado en riesgo. Es destacable que para Dayrí Blanco es la segunda vez que es víctima de amedrentamiento durante las manifestaciones, pues en días pasados funcionarios de la policía regional intentaron detenerla. Almarza, por su parte, es el segundo periodista herido de perdigones, dado que Ricardo Graffe, periodista de Unión Radio y corresponsal de la cadena internacional televisiva IVC, también fue herido en días anteriores.

 Ipys Venezuela exhorta a los cuerpos de seguridad del Estado a darle cumplimiento a las órdenes emanadas por el segundo comandante de la Guardia Nacional, general Giuseppe Cacioppo, quien ordenó que los periodistas fueran respetados por el componente militar en manifestaciones. También que se le dé cumplimiento  a las medidas de protección solicitadas por el Ministerio Público para resguardar el trabajo de la prensa en situaciones de conflicto.

 La libertad de expresión, consagrada en la Constitución y en tratados internacionales como la Convención Americana, de la cual Venezuela es un país signatario, es únicamente posible si los periodistas, quienes la ejercen de manera profesional y con un propósito social, tienen garantías de su ejercicio. De lo contrario, el panorama del respeto a los derechos humanos, ya debilitado en la nación, pudiera seguir agravándose.

Ver también

Edison Lanza preocupado por la hostilidad, los ataques y amenazas contra periodistas por altos funcionarios

El Relator para la Libertad de Expresión recordó que el Estado tiene la obligación de …