Inicio / Alerta / Cobertura sumisa por la Constituyente

Cobertura sumisa por la Constituyente

  • A pesar de que altos funcionarios se quejaron de la “censura” de la propuesta presidencial, 26 medios nacionales y locales estuvieron alineados para imponer la versión oficial y exaltar los mensajes proselitistas en las votaciones del 30 de julio

  • El Presidente de la República celebró “el triunfo” de la Constituyente con una amenaza contra Televen por transmitir los hechos de violencia que ocurrieron en Caracas y no hacer un despliegue especial a favor del evento oficial

  • El domingo 30 de julio, IPYS Venezuela registró 13 casos de violaciones contra la libertad de expresión

Medios oficiales transmitieron la fiesta de Nicolás Maduro en la Plaza Bolívar para celebrar los resultados

El gobierno se quejó de la censura en los medios que no hicieron el despliegue informativo que los funcionarios del alto gobierno esperaban. Estos reproches justificaron una amenaza oficial contra Televen, una de las televisoras de mayor alcance en el país. Pero más allá de las presiones oficiales, el oficialismo contó con más de 26 medios estatales, comunitarios y privados alineados con la gestión gubernamental, que privilegiaron la cobertura a favor la creación de la Asamblea Nacional Constituyente. En su mayoría, estas ventanas informativas obviaron las protestas, las acciones de represión y 16 asesinatos que ocurrieron el 30 de julio 2017, durante las protestas de ciudadanas que rechazaban esta medida presidencial. Ese mismo día, IPYS Venezuela registró 13 casos de violaciones a la libertad de expresión ante amenazas y robos de grupos armados, retenciones de reporteros y amenazas de policías, militares y altos funcionarios públicos en alocuciones oficiales en contra de periodistas que cubrían los conflictos y también la jornada de votación

Amenazas oficiales

En Venezuela “ganó la paz”. Este fue el mensaje en el que insistieron los voceros oficiales en varias cadenas -de obligatoria transmisión en la red de medios de señal abierta- la noche del 30 de julio de 2017. Lo hicieron para celebrar la conformación de la Asamblea Nacional Constituyente que fungirá como órgano legislativo comunal. Este evento fue convocado por el presidente de la República sin consulta previa, con el respaldo del Consejo Nacional Electoral y supuestamente 8 millones de votantes, con la intención de liquidar el parlamento nacional constituido en enero de 2016, por elección popular. Organizaciones nacionales e internacionales mostraron su preocupación por las arbitrariedades e ilegalidades que marcaron esta medida que conculca las libertades democráticas en el país.

Mientras Vladimir Padrino López, ministro de interior y justicia; Néstor Reverol, ministro de defensa; Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral; y el propio Nicolás Maduro, primer mandatario nacional insistían durante sus alocuciones en calificar la jornada como un triunfo del gobierno y celebraban una “fiesta” electoral, 16 personas fueron asesinadas en distintos estados del país, como consecuencia de la violencia que marcó las protestas en contra de la pretensión oficial de reformar la Constitución Nacional, de acuerdo a los datos del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). Los medios oficiales prefirieron no hablar sobre estos hechos.

El discurso de celebración que ofreció el Presidente de la República a la medianoche del 31 de julio desde la Plaza Bolívar, en el centro de Caracas, fue acompañado por una amenaza y un reproche hacia la cobertura que hicieron las televisoras privadas de la jornada comicial.

Maduro: La “conducta más vulgar fue de la televisora Televen. Yo le pido a Conatel -la Comisión Nacional de Telecomunicaciones- una investigación, porque hicieron apología del delito de  manera expresa, negándole al pueblo el derecho a la información”. Maduro justificó su petición al decir que la estación no realizó un operativo especial para cubrir las votaciones que fueron convocadas por él.

“Había más de 8 millones de venezolanos votando en un acto electoral constitucional, del más alto nivel, y para ellos no era importante transmitir ni una sola información. ¡Ah!, sí era importante transmitir la quema en Altamira”, donde hubo una protesta de ciudadanos que fue dispersada por las fuerzas de seguridad, y aparecieron explosivos que dejaron a varias personas heridas. “Eso sí era importante, ¿verdad?”

“Yo le digo al pueblo, estamos en combate comunicacional otra vez contra la mentira de las televisoras. ¡Alerta, alerta al pueblo!”, refutó Maduro en un mensaje que se replicó de manera obligatoria y simultánea en más de 1.116 medios radioeléctricos del país.

A las 9:40 de la noche, Isbemar Jiménez, viceministra de gestión comunicacional del Ministerio de Comunicación en Información, también había utilizado estos argumentos, según los cuales “los medios de comunicación van allanando la cultura de odio” en el país.

La molestia del Presidente de la República se debía al hecho de que las “las televisoras privadas más grandes del país censuraron las elecciones, mientras el pueblo estaba votando”, dijo en su alocución oficial. Más temprano, en una entrevista en Venevisión, la presidenta del CNE también llamó la atención. “Estoy observando que hay menos cobertura de la que ustedes normalmente hacen en un proceso electoral, que como sabemos no han sido pocos”, apeló Lucena durante un contacto telefónico.

Maduro, entretanto, aprovechó su discurso de celebración para emitir agravios contra la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz. Advirtió que la constituyente serviría para reestructurar el Ministerio Público y declararlo “en emergencia”. Los simpatizantes oficialistas, desde el público, apoyaban la decisión presidencial, aplaudían y coreaban: “Fiscal, traidora, ya te llegó la hora. Fiscal, traidora, ya te llegó la hora! ¡Fiscal, traidora, ya te llegó la hora”, mientras los medios radioeléctricos estaban en cadena nacional.

Este discurso agraviante y las amenazas contra los medios de comunicación resaltaron durante la cobertura periodística del 30 de julio. Para el Instituto Prensa y Sociedad estos llamados de atención hacia los medios de comunicación se tradujeron en presiones hacia sus líneas editoriales, que intentaron imponer con mayor fuerza la voz oficial, aún más cuando el Consejo Nacional Electoral restringió las condiciones para la cobertura del proceso, de acuerdo a las declaraciones que había ofrecido Tibisay Lucena previamente.

Más allá de las quejas por los espacios que dedicaron los medios de comunicación privados, dos días después de este proceso el Consejo Nacional Electoral ha sido opaco y poco transparente. Carlos Medina, director del Observatorio Electoral Venezolano, refirió que esta institución sólo anunció la cifra de participación, que indicó 8 millones de votantes,  pero hasta el 1 de agosto no había publicado el boletín en su portal web con los resultados que exige mostrar en detalles las cifras de las votaciones, las desagregaciones por centros electorales y mesas de votación, como se ha hecho en otros procesos.

Estos obstáculos oficiales formaron parte de las restricciones a la libertad de expresión que se presentaron durante la cobertura de la votación oficial y las protestas que surgieron en varios estados del país el 30 de julio, cuando IPYS Venezuela registró 13 casos de violaciones a la libertad de expresión, en los que también destacaron las limitaciones en los centros electorales, los robos a periodísticas y las acciones de amedrentamiento.


Ojo paramilitar

Uno de los hechos que obstaculizaron la labor periodística ocurrió en San Cristóbal, estado Táchira.

Nelson Chacin, director Radio Mundial 860 AM, denunció ante IPYS Venezuela que cerca de las dos de la tarde, tres camionetas con hombres armados rondaron la sede de la emisora, y desde la calle amedrentaron con armas largas a las tres personas que se encontraban de guardia cubriendo la jornada por la asamblea constituyente.

Chacín relató que la radio estuvo reportando desde la calle los hechos de violencia que se presentaron en Táchira, un estado andino en el que resultaron siete personas asesinadas durante las protestas ciudadanas en rechazo a las medidas oficiales. Los reporteros se tuvieron que ir y la estación se vio obligada a suspender las transmisiones.

Grupos armados también atacaron a reporteros en Caracas. Fabiola Ferrero, fotógrafa independiente y colaboradora para el diario El País, de España, relató a IPYS Venezuela que alrededor de 20 personas que andaban armadas la rodearon cuando estaba en la calle trabajando. En el lugar donde se encontraban, a mediodía, pasaron motorizados con camisas de la campaña a favor de la constituyente, identificados como simpatizantes oficialistas. Cuando se dieron cuenta de que cargaba equipos de prensa se devolvieron y le pidieron la cámara fotográfica, el chaleco, el casco y la máscara antigás. La revisaron y le tocaron los senos para quitarle el celular. Se llevaron sus documentos personales, que estaban en su morral.

Varios reporteros también resultaron lesionados cuando cubrían la represión que ejecutaron funcionarios policiales y militares contra manifestantes en Altamira, donde lanzaron un explosivo. El sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) reportó que Ángel Colmenares, fotógrafo independiente, le cayó una bomba lacrimógena cuando se encontraba reportando los hechos. Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional Bolivariana le dispararon perdigones a Leonardo Rodríguez, fotógrafo, y a la reportera Mariana de Barros, cuando realizaba la cobertura para VivoPlay.

 

Otros reporteros, fotógrafos y motorizados que trasladan a equipos de medios nacionales y extranjeros también resultaron afectados. Se conoció que policías quemaron las motos donde se trasladaban periodistas que prefirieron no identificarse durante la protesta en Altamira y Bello Monte.

Retenciones

Durante el 30 de julio, se registraron tres retenciones de reporteros.  El Colegio Nacional de Periodistas de Cojedes denunció que Brigitte Gerdel, reportera, y Daniel Rodríguez, fotógrafo, ambos del Diario Las Noticias de Cojedes, fueron detenidos momentáneamente por funcionarios policiales durante la cobertura de las votaciones. Les quitaron sus credenciales de prensa y los acusaron de “sospechosos”.

Funcionarios de la policía nacional detuvieron a Felipe Royet, reportero de Cambio16, revista española, cuando caminaba por Chacaíto, en Caracas, mientras cumplía labores informativas. El fotógrafo contó al SNTP que alrededor de 200 policías en motos pasaron por el lugar, unos funcionarios se acercaron a él, lo llevaron a un punto policial, lo amedrentaron y luego lo dejaron ir.

Euclides Sotillo, reportero de Venevisión, relató que funcionarios policiales lo detuvieron cuando reporteaba las protestas en el Paraíso, al oeste de Caracas. Los funcionarios lo amenazaron con romperle el teléfono.

Prensa sin acceso

IPYS Venezuela documentó al menos cinco situaciones en las que militares prohibieron el ejercicio periodístico alrededor de los centros de votación. En El Paraíso, en Caracas, funcionarios de la Guardia Nacional prohibieron el acceso a una instancia electoral, a los equipos de Vivoplay y El Nuevo País.

Los funcionarios gritaron a los periodistas que no podían pasar. “Fuera, fuera de aquí o te parto esa mierta. Si te veo grabando te escoñeto” los equipos, dijeron militares encapuchados.

Cerca del mediodía, guardias prohibieron la entrada al Poliedro de Caracas a Víctor Amaya, reportero del diario Tal Cual, pese a que el CNE lo acreditó para cubrir el proceso. Los funcionarios les dijeron que no tenían autorización para que pasaran. Con el periodista también estaba Osmary Hernández, corresponsal de CNN en Español en Venezuela. Lo mismo le ocurrió en Monagas a Ronny Rodríguez y Grace Sofía Delgado, periodistas del diario Verdad de Monagas; y en Portuguesa a Blanca Gudiño, reportera del diario Última Hora en Acarigua.

IPYS Venezuela había advertido sobre las restricciones impuestas por el poder electoral para la cobertura periodística, que limitaban a los periodistas el acceso a los centros de votación y también le había negado los credenciales a al menos nueve medios, según las denuncias que recibió esta organización. Sin embargo, voceros oficiales, a través de los medios públicos, se quejaron y alegaron que las televisoras silenciaron las votaciones en las que se eligieron más de 500 constituyentistas que reformarán el sistema constitucional del país, pese que es una propuesta rechazada por la mayoría de los ciudadanos.

Andamiaje mediático

A pesar de las calificaciones de censura que hicieron Nicolás Maduro y Tibisay Lucena, quienes reclamaban un escaso despliegue informativo de parte de medios privados, el oficialismo contó con al menos 26 medios radiales, televisivos, digitales e impresos que estuvieron alineados en el operativo Voto Constituyente, organizado por el gobierno.

Esto representó 30% de 85 medios privados, estatales, comunitarios e independientes que conformaron la muestra que IPYS Venezuela eligió de manera intencional para realizar una jornada de monitoreo con la finalidad de hacer seguimiento a la cobertura durante 20 horas, entre las 6 de la mañana del 30 de julio y la 1 de la mañana del 31, cuando hicieron las anuncios matutinos y los mensajes de celebración desde el gobierno.

El oficialismo contó con al menos 26 medios radiales, televisivos, digitales e impresos que estuvieron alineados en el operativo Voto Constituyente, organizado por el gobierno.

En este tiempo, al menos 14 voceros oficiales tuvieron espacios reiterados en los medios que favorecieron la cobertura por la Asamblea Nacional Constituyente. Los que más tuvieron voz fueron Tibisay Lucena y Socorro Hernández, por el Consejo Nacional Electoral; el Presidente de la República, Nicolás Maduro; Delcy Rodríguez y William Castillo, de la Cancillería Nacional; Jorge Rodríguez, alcalde de Caracas y jefe del comando de campaña; los diputados Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez; y Freddy Bernal, ministro de agricultura.

Proselitismo en pantalla

Los medios estatales Venezolana de Televisión (VTV) y TVES lideraron el operativo Voto Constituyente con una transmisión ininterrumpida de la jornada, con voceros oficiales, entrevistas y comentarios de los anclas que no perdieron espacio para hacer proselitismo político. Lo mismo hizo ANTV, canal que se dedicó mayormente a entrevistar a los constituyentistas desde la pantalla que antiguamente le pertenecía al parlamento nacional, pero que fue confiscado y gestionado supuestamente como un medio comunitario desde enero de 2016. Telesur, ventana de noticias con perspectiva latinoamericana, ofreció una mirada de las elecciones que contemplaba las opiniones de medios internacionales con la difusión de declaraciones a favor de la constituyente.

Globovisión fue la única televisora privada que hizo cobertura durante todo el día de la jornada electoral y se apoyó en la cortina musical de la campaña gubernamental por la constituyente durante sus bloques informativos y de opinión.

En su pantalla, Globovisión dio espacio a las declaraciones de dirigentes del oficialismo y también de la oposición. Durante su programación abordó los hechos violentos que sucedieron en el marco de protestas en distintos estados del país. Los días previos esta televisora repitió, con recurrencia, la propaganda de Oscar Schemel, candidato por el sector empresarial, quien es presidente de la consultora Hinterlaces y conductor de un espacio de entrevistas en este canal.

Diversas fuentes, entretanto, denunciaron que en la tarde Globovisión cortó repentinamente las declaraciones del rector del CNE Luis Emilio Rondón, quien denunciaba vicios en el proceso para la asamblea constituyente, que también fueron transmitidas por Unión Radio, pero no aparecieron en los medios estatales ni comunitarios.

Las televisoras Venevisión y Televen no interrumpieron su programación habitual para ofrecer una cobertura completa de la jornada electoral, pero sí presentaron emisiones noticiosas del proceso electoral durante distintos horarios. También se pegaban a la señal de VTV en las que predominaron las declaraciones de las figuras políticas representativas del gobierno. Las quejas de Tibisay Lucena contra el canal las ofreció en un contacto telefónico durante un avance informativo. IPYS Venezuela conoció que los reporteros de este medio estuvieron en la calle informando lo que ocurría e incluso uno de ellos fue amedrentado por funcionarios policiales cuando cubría una protesta en El Paraíso.

A una sola voz

La voz oficial y proselitista prevaleció en el espectro radial de Caracas, pues 11 medios estatales y comunitarios transmitieron, casi al unísono, el operativo constituyente. Algunos replicaban las señales de Radio Nacional de Venezuela y Venezolana de Televisión, desde donde se llamaba a votar a favor de la constituyente y a defender el proyecto presidencial de Nicolás Maduro, que busca combatir “una guerra imperial” en su contra. En distintas horas se encontraban voceros oficiales y locutores, que aprovechaban los espacios para hacer llamados partidistas.

El barrido más fuerte sonó entre las 4:20 p.m. y las 5:00 p.m. cuando los conductores convocaban a la operación remate. “Señora María, usted que está en Carapita y nos está escuchando, usted no ha ido a votar, usted me dijo que iba a votar”, suplicaba el locutor de la emisora comunitaria Makunaima Karina 104.9 fm, quien también le decía a los oyentes: “Saque al perro, al gato, saque a todo el mundo a votar”, mientras que en YVKE Mundial 5:50 am. se escuchaba: “Necesitamos votos, hay que decirle a nuestros amigos que vayan a votar”, con la cortina de fondo de una fanfarria militar.

A mediodía, en Radio Nacional de Venezuela 91.1 fm, la principal estación radial del Estado, William Castillo era entrevistado vía telefónica y aseguraba: “esta es una elección histórica. Este es un voto para detener la guerra, para salvar la patria”.

Mientras resonaba la voz oficial, se apagaron los micrófonos de 29 emisoras que prefirieron mantener su programación dominical y no transmitir los hechos violentos que se presentaron en el país y tampoco darle cobertura al evento por la constituyente.

Radio Caracas Radio 750 am, y Actualidad 90.3 fm, fueron los únicos dos diales de Caracas de los 41 monitoreados por IPYS Venezuela que informaron sobre los hechos de violencia y las protestas que se presentaron en diversas ciudades ese día, el de mayor violencia en los últimos cuatro meses de conflictos continuos que han dejado un saldo de 157 personas asesinadas según Marco Ponce, coordinador del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.

Tendencias digitales

El espectro digital tuvo dos tendencias. El Pitazo, El Estímulo, Runrunes, Efecto Cocuyo, Contrapunto, El Nacional y La Patilla, fueron algunos de los portales de noticias que cubrieron la situación en los centros de votación y también daban cuenta de la violencia ocurrida en las calles y las declaraciones de las figuras políticas del gobierno y de la oposición. Hubo otra faceta distinta, y fue la que mostraron la Agencia Venezolana de Noticias, el portal de Venezolana de televisión, Con el Mazo Dando, La IguanaTV y Noticias 24, que desde sus plataformas apoyaron, con mensajes proselitistas, la realización de la jornada constituyente, desconocieron los hechos violentos y las demás irregularidades ocurridas durante ese día.

Papel disminuido

En los medios impresos se percibió una cobertura parcializada de la jornada electoral. Para el domingo 30 de julio solo cuatro de los diarios consultados incluyeron en sus portadas noticias en rechazo a la constituyente y referían diversas fuentes que aseguraban que este proceso era “un fraude” contra la Constitución vigente. Otros siete periódicos destacaron un mensaje abierto a votar a favor de la propuesta presidencial. “A votar”, “A votar por la patria”, fueron los titulares de Ciudad Caracas y Correo del Orinoco, medios estatales. Últimas Noticias, que es un periódico privado de tendencia prooficialista, destacó que el gobierno tenía un centro de llamadas para recibir denuncias de quienes no pudiesen “salir a votar”, por los bloqueos y las protestas de ciudadanos en contra esta jornada.

El lunes 31 de julio fueron pocos los medios que se atrevieron a reseñar la violencia ocurrida en torno al evento electoral. De los 15 medios monitoreados, sólo cuatro destacaron en su titular principal los asesinatos que hubo en el marco de protestas.

Se pudieron ver en las portadas del diario 2001, La Prensa de Lara y el Informador de Barquisimeto, ciudad en la que hubo arremetidas de grupos armados. Otros dos destacaron denuncias de fraude ante el anuncio del CNE de 8 millones de votos. Nueve periódicos le dieron cabida a la versión oficial y destacaron que la constituyente fue una jornada de “paz”.

Cobertura regional

Parte de los medios regionales estuvieron activos el domingo 30 de julio. En algunas regiones más que otras prevaleció el despliegue informativo a favor de la constituyente. Las televisoras, las radios y los periódicos no se atrevieron a informar con libertad sobre las protestas y el saldo de asesinatos que dejó la arremetida en contra de contra de quienes disintieron de la propuesta oficial. En algunas zonas del país la cobertura fue limitada por las dificultades que tuvieron los periodistas para movilizarse,

Los corresponsales de IPYS Venezuela contaron cómo estuvo la cobertura en sus estados.

Monagas

Diosdado Cabello, diputado a la Asamblea Nacional y también candidato a la constituyente por el estado Monagas, se quejó de que los medios de comunicación privados no hicieron un despliegue informativo de lo que ocurrió. Sin embargo, los medios de su entidad hicieron énfasis en torno a su presencia en la región y favorecieron la cobertura a favor de la ANC.

El corresponsal de Globovisión tuvo una cobertura exclusiva desde Maturín para Cabello. Mientras que los corresponsales de Venezolana de Televisión, Televen y Venevisión también le dieron espacios destacados a este diputado, a la gobernadora Yelitza Santaella, y al alcalde Wilfredo Ordaz, los tres militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela.

La televisora local CRN hizo un operativo especial por el proceso de la Constituyente, al igual que las emisoras comunitarias y el dial de la gobernación Uremare 98.1 FM. Lo mismo hicieron los portales de los diarios El Sol de Oriente, El Oriental de Monagas, El Periódico de Monagas  La Verdad de Monagas.  

Táchira

En el estado Táchira los periódicos cubrieron los centros electorales, la votación de las autoridades, las colas, los centros nucleados y todo lo relacionado al proceso comicial. También lo hicieron en torno a las muertes violentas que sucedieron en el contexto protestas en la ciudad. La edición impresa del Diario La Nación del 31 de julio recogió de forma equilibrada ambas realidades. La noticia de apertura estuvo dedicada a la cifra de participación en la Constituyente.

La radio y la televisión, por su parte, mantuvieron contactos informativos durante el día. La Televisora Regional del Táchira (TRT) hizo su noticiero estelar, como es costumbre los domingos. La cobertura transcurrió en los medios en la región en medio de dificultades.

En algunas zonas de San Cristóbal, donde ha habido barricadas y conflictos desde abril, apenas un equipo de la Televisora Regional del Táchira se acercó manifestantes opositores les arrojaron piedras y tuvieron que resguardarse.

En otro sector de la ciudada dos periodistas, uno de radio local y otro de agencia internacional, tuvieron que esconderse al quedar en medio de una balacera.

Sucre

En Sucre hubo un despliegue informativo por la jornada de la ANC y estuvieron activos los medios que hacen vida en Cumaná: NVH Noticias, Plus TV, Telesol, el Diario Región, corresponsalía de medios nacionales como Televen y Venevisión, medios digitales nacionales como El Pitazo, Radio Fe y Alegría, Analítica y Te Lo Cuento News.

Por las restricciones impuestas por el CNE, los reporteros gráficos y camarógrafos tuvieron obstáculos y debieron trabajar lejos del perímetro de seguridad, que rodeaban los 500 metros de centros electorales.

Ese día también ocurrió un homicidio del secretario juvenil de Acción Democrática (AD) en Cumaná, situación que fue silenciada por medios prooficialista y comunitarios, entre ellos Radio Cayaurima, cuya labor se centró solo en la cobertura de elecciones.

Los medios independientes reflejaron la ausencia de electores en los centros de votación, así como la participación de candidatos en votaciones, pero hubo poca movilidad en los recorridos, debido a las restricciones y la falta de acreditaciones para acceder a los centro de votación.

Trujillo

Las emisoras de radio del estado Trujillo no le dieron cobertura al operativo por la constituyente, al igual que ocurrió el 16 de julio cuando se celebró el plebiscito. El 30 de julio solo el dial 102.5 fm ofreció unos avances vía telefónica, y la emisora comunitaria Paisana, instalada en la gobernación del estado Trujillo, hizo durante todo el día proselitismo político de los candidatos que se acercaron a sufragar. Desde estas tribunas llamaban a las personas a votar con canciones de Alí Primera, temas alusivos al gobierno oficial y alocuciones viejas del fallecido presidente Hugo Chávez.

TV Andes, por su parte, no ofreció cobertura del evento oficial y TV Trujillo solo se movilizó en la capital del estado, con pequeñas notas acerca del proceso.  Los impresos Diario de Los Andes y Diario El tiempo hicieron un despliegue informativo. Diario de los Andes dividió las páginas internas por municipios y mostró fotografías de la ausencia de personas en las colas. Enfocaron su portada en los centros solos y abstención al proceso electoral. Mientras tanto, el Diario El Tiempo trató también de mostrar ambas caras, pero puso en primer lugar de su portada “La Constituyente va”. Los dos periódicos dieron cuenta de las protestas que ocurrieron en contra de la constituyente.

Bolívar

Los dos principales medios del estado Bolívar, Correo del Caroní y Primicia, dieron amplia cobertura a la ANC desde puntos diametralmente opuestos. Correo del Caroní, que solo sale de manera digital y ha venido confrontando hackeos de su página web, hizo visitas a los centros de votación para corroborar la situación y publicó a través de sus redes sociales avances sobre la represión y los recorridos por los centros electorales.

Primicia, entretanto, hizo al menos siete entrevistas a voceros oficialistas dentro de los centros de votación, mientras que el paso le fue denegado por el CNE a otros medios. En este periódico no se mencionaron los hechos de represión, solo se hizo cobertura a la detención de una persona y al asesinato de un candidato a la constituyente. Este diario privilegió las declaraciones del gobernador Francisco Rangel Gómez, militante del partido de gobierno. En la radio, solo estuvo activa Fe y Alegría que hizo un operativo a lo largo del día.

Falcón

Los medios impresos y digitales de Falcón también destacaron las informaciones en torno a la constitución del nuevo parlamento comunal en Venezuela. El diario El Falconiano dedicó y el Nuevo Día dedicaron la portada al evento electoral. Este último tuvo un despliegue de 14 páginas a informaciones de los comicios en todo el estado y solo dejó una para desarrollar las declaraciones de la oposición en contra del proceso. En la web, Cactus24, Notifalcón, y La Voz de Falcón también privilegiaron las noticias en torno a la jornada oficial. El diario La Mañana, que ahora solo está disponible en la web por la crisis del papel periódico, fue el único medio que publicó fotos de la represión contra manifestantes ocurrida el domingo.

Ver también

Edison Lanza preocupado por la hostilidad, los ataques y amenazas contra periodistas por altos funcionarios

El Relator para la Libertad de Expresión recordó que el Estado tiene la obligación de …