Inicio / Alerta / En cuatro días Conatel cerró e incautó equipos a seis estaciones de radio en Barinas

En cuatro días Conatel cerró e incautó equipos a seis estaciones de radio en Barinas

  • Otras dos emisoras dejaron de funcionar debido a que fueron saqueadas o amenazadas con saqueos durante los disturbios que ocurrieron recientemente en el estado

  • El 22 y el 24 de mayo el diario regional La Prensa de Barinas no circuló debido a la falta de garantías de seguridad para distribuir el periódico. En el estado solo quedan dos diarios en circulación

Conatel cerró Dinámica 100.9 FM, Llanura Stéreo 105.7 FM, Zafiro 101.3 FM, Sport 95.3 FM, Radio Cordillera 90.3 FM y América 92.1FM. La clausura de estas emisoras ocurrió después de las protestas que en ese estado dejaron once personas muertas por la actuación de los cuerpos de seguridad del Estado y particulares; y tras las declaraciones del director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), Andrés Eloy Martínez, anunciando que 15 emisoras, 10 de ellas ilegales, eran investigadas supuestamente por instigar a la violencia.

Seis emisoras fueron cerradas en Barinas

El presidente del CNP seccional Barinas, Tarquino González dijo a Ipys Venezuela que las emisoras, cerradas bajo el alegato de que operaban sin permiso, tenían una línea editorial crítica. “Tenían programas noticiosos y de opinión desfavorables hacia el gobierno, eran de los pocos medios que informaban sobre la represión que se ha vivido en el estado”.

Por lo anterior, González denunció que se trata de “inspecciones selectivas. Conatel va a las sedes de las radios y las clausuran porque no tienen los papeles al día, pero solamente van a las radios críticas”. Algunas emisoras recibieron plazos para cumplir con la documentación demandada ante la autoridad en telecomunicaciones.

Los estándares internacionales sobre la libertad de expresión recomiendan a los Estados permitir a las emisoras que se encuentran en “clandestinidad” apegarse al derecho y regularizar su condición de transmisión. Es obligación del Estado facilitar que las emisoras puedan operar legalmente en el territorio nacional.

De igual manera, IPYS Venezuela alerta sobre la violación al debido proceso en este episodio de sanciones contra las emisoras en Barinas. Los directivos y dueños de estos medios tienen derecho a la legítima defensa. La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión y Opinión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha expresado que las sanciones administrativas contra medios como castigos por sus posturas editoriales, vulneran los principios de la libertad de expresión.

La Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión estipula en su artículo 13 que “la utilización del poder del Estado y los recursos de la hacienda pública; la concesión de prebendas arancelarias; la asignación arbitraria y discriminatoria de publicidad oficial y créditos oficiales; el otorgamiento de frecuencias de radio y televisión, entre otros, con el objetivo de presionar y castigar o premiar y privilegiar a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en función de sus líneas informativas, atenta contra la libertad de expresión y deben estar expresamente prohibidos por la ley. Los medios de comunicación social tienen derecho a realizar su labor en forma independiente. Presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la labor informativa de los periodistas son incompatibles con la libertad de expresión”.

Estado aislado

El periodista Dimas Medina, de la Prensa de Barinas, calificó como “lamentable que se use la figura jurídica para amedrentar a las radios y medios de comunicación de la zona. Algunos colegas han denunciado que cuando Conatel procede a confiscar equipos y ellos se oponen, reciben como respuestas amenazas de prisión, amparándose en la ley de telecomunicación, donde dice que si transmites de manera ilegal puedes tener pena de prisión de entre 5 meses a 3 años”.

El director de Conatel acusó a las radios de instigar al odio por razones políticas

Medina, al igual que González, confirmó que a las radios clausuradas se le retuvieron todos los equipos.

“El director de Conatel dijo que la radio Cordillera 97.7 FM estaba llamando a desconocer al gobierno e instigando al odio, y a las pocas horas la cerraron con la excusa de los papeles. Eso es una trampa que tiene Conatel para mantener controlados los medios de comunicación, ya que nunca, por lo menos en el estado, se les asigna la concesión por completo sino un permiso especial de transmisión, y así las radios se ven obligadas a limitar su trabajo y hasta censurar a sus trabajadores”, explicó Medina.

Los comunicadores sociales denunciaron el aislamiento al que está sometido Barinas, estado bajo la administración del partido de gobierno. En la entidad solo circulan dos diarios: “La Prensa de Barinas que ya lleva 32 años, y el diario Los Llanos. Son los únicos que están trabajando en el estado. Todos los demás periódicos y diarios han tenido que cerrar porque no les dan divisas ni papel. La Prensa de Barinas incluso debió dejar de circular el lunes 22 y el miércoles 24 de mayo porque la situación estaba tan tensa en la ciudad que, para resguardar al equipo humano del diario decidimos no trabajar esos día”, agregó Medina sobre lo cuesta arriba que es en Barinas mantener medios operativos e independientes ante la presión del gobierno.

Por último, Medina también denunció que la radio La Marqueta 101.7 FM “radio emblemática en la zona, bastante crítica con el gobierno y desde donde se transmiten programas de corte político, fue saqueada la semana pasada y obviamente dejó de transmitir. Otra emisora también asediada es Ritmo 107.5 FM, sus dueños decidieron llevarse los equipos por resguardo y fue apenas ayer cuando volvieron a salir al aire”.

La Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión estipula en su artículo 13 que “la utilización del poder del Estado y los recursos de la hacienda pública; la concesión de prebendas arancelarias; la asignación arbitraria y discriminatoria de publicidad oficial y créditos oficiales; el otorgamiento de frecuencias de radio y televisión, entre otros, con el objetivo de presionar y castigar o premiar y privilegiar a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en función de sus líneas informativas, atenta contra la libertad de expresión y deben estar expresamente prohibidos por la ley. Los medios de comunicación social tienen derecho a realizar su labor en forma independiente. Presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la labor informativa de los comunicadores sociales son incompatibles con la libertad de expresión”.

Conatel advierte investigación contra 15 emisoras

Una declaración del director de Conatel, Andrés Eloy Méndez, quien el pasado 25 de mayo anunció que 15 emisoras eran investigadas supuestamente por instigar al odio por razones políticas, promover el odio y mantener un lenguaje que violaba la norma, antecedió al cierre de estas emisoras.

“La mayoría de los medios televisivos, con particulares excepciones de algunos programas, han tenido un comportamiento razonable. En la radio no ha sido así. Tenemos un porcentaje de radios que han llegado a utilizar lenguajes que probablemente impliquen violación de la norma, temas de instigación al odio, a la guerra, instigación al odio por razones políticas. Ha sido uno de los supuestos que hemos visto con más frecuencia”.  Amparado en estos supuestos, Conatel, procedió al cierre administrativo de las seis emisoras en Barinas.

Ver también

Edison Lanza preocupado por la hostilidad, los ataques y amenazas contra periodistas por altos funcionarios

El Relator para la Libertad de Expresión recordó que el Estado tiene la obligación de …