Inicio / Alerta / Periodistas fueron agredidos y amenazados frente a sede del TSJ

Periodistas fueron agredidos y amenazados frente a sede del TSJ

  • El ataque de colectivos armados y simpatizantes oficialistas ocurrió ante la mirada de funcionarios militares y policiales en la avenida Baralt de Caracas

  • Un reportero gráfico de La Patilla recibió 23 impactos de perdigón cuando registraba el ataque contra la sede de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura en el municipio Chacao

Periodistas de varios medios de comunicación social, nacionales e internacionales, fueron abordados y agredidos por grupos paramilitares o colectivos y simpatizantes oficialistas que impidieron, el 12 de junio de 2017, la cobertura periodística al llamado que la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, hizo a los ciudadanos de acudir a la sede del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), con el fin de adherirse al recurso de nulidad interpuesto para rechazar la Asamblea Nacional Constituyente.

Colectivos amenazaron con apuñalar a los reporteros gráficos que registraban los enfrentamientos entre oficialistas y opositores. Foto. Mildred Manrique

El hecho ocurrió en la avenida Baralt de Caracas, en las inmediaciones del TSJ, donde ciudadanos comenzaron a reunirse desde tempranas horas del lunes.  Los accesos a la sede del organismo judicial amanecieron bloqueados por dos tanquetas de un contingente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que impidió el paso.

Víctor Fernández, camarógrafo de Caracol, televisora colombiana, fue uno de los primeros reporteros en llegar al lugar y decidió hacer un recorrido por los alrededores de la institución con un motorizado que presta servicios al medio. Cuando se trasladaban por un lateral del contingente, un funcionario de la GNB notificó al reportero que no podía estar en el lugar y les pidió retirarse.

Fernández intentó tomar fotografías del lugar al irse, pero fueron abordados por un segundo funcionario que arrancó el teléfono celular de las manos de Fernández con la intención de eliminar las fotografías. Aunque el reportero explicó que realizaba un trabajo periodístico, el militar junto a otros dos compañeros, borró las imágenes y algunos videos que el reportero registró, días antes, en protesta. Uno de los funcionarios despojó al motorizado de la llave del transporte.

A los cinco minutos les permitieron retirarse.  

Minutos después comenzó a circular información oficial, a través de la cuenta oficial de Twitter del TSJ, en la que se notificó a los ciudadanos que la Sala Electoral declaró la inadmisibilidad del recurso ejercido por la Fiscal General. Este hecho caldeó los ánimos entre los opositores.

En el transcurso de la mañana comenzaron a agruparse más personas, los medios de comunicación social acudieron al lugar para cubrir la actividad y simpatizantes oficialistas también hicieron acto de presencia.

Veinte personas, miembros de colectivos, arribaron a la avenida armados con cohetones, palos, botellas de plástico con agua congelada, cuchillos, y, al menos uno de ellos, con arma de fuego arribaron a la avenida, agredieron y robaron a los manifestantes. Varios reporteros resultados afectados y lesionados.

Mildred Manrique, periodista  del portal web informativo 800 Noticias, y Eduardo Ríos, reportero gráfico de La Patilla, fueron amenazados con ser apuñalados mientras registraban la agresión.

Un hombre con una navaja intentó apuñalar a Ríos, pero el reportero Oswaldo Rivero, alias “Cabeza de mango” y conductor del programa Zurda Konducta, transmitido por VTV, intervino y logró que el hombre no agrediera al fotógrafo. Segundos después, Rivero sugirió a los equipos reporteriles que se retiraran del lugar.

Felipe Izquierdo, camarógrafo de la televisora estadounidense Telemundo, fue abordado por varias personas que lo tiraron al suelo y comenzaron a patearlo. Al reportero lo despojaron de su camisa y pretendían lincharlo. Su cámara de televisión fue destruida contra el suelo. El hecho quedó registrado en video.

Un hombre, a bordo de una motocicleta color naranja, intentó arrollar al motorizado y un grupo de manifestantes comenzaron a perseguirlo y lanzarle varios objetos. La periodista, Esteninf Olvarez, reportaba la situación para Unión Radio, junto a un equipo de TV Venezuela, cuando una botella de agua congelada pegó en uno de sus pies sin causarle daño. El objeto había sido lanzado en el enfrentamiento entre ciudadanos.  El hecho quedó registrado en video.

IPYS Venezuela corroboró que un motorizado intimidó al reportero gráfico de la agencia Reuters en Venezuela al decirle que conocía el lugar de su residencia.

Algunos reporteros fueron perseguidos hasta la esquina Guanábano de la avenida Baralt por estos colectivos motorizados. Las agresiones ocurrieron ante la presencia y la mirada de los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Policía de Caracas (PoliCaracas), que no hicieron nada para detener las agresiones.

Reportero recibió 23 impactos de perdigón

Un grupo de encapuchados atacó e incendió la sede de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura (DEM) del TSJ en el municipio Chacao, donde a pocas cuadras se había desarrollado una manifestación opositora en el transcurso de la tarde. Estas personas rompieron vidrios, rociaron gasolina y prendieron fuego a la propiedad. En el hecho resultaron afectadas varias oficinas del Banco Provincial, entidad bancaria ubicada en el primer piso del edificio donde se encuentra la sede del organismo judicial.

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) comenzaron a dispersar a los encapuchados y manifestantes con el uso de perdigones. Will Jiménez, reportero gráfico de La Patilla, fue impactado por estos proyectiles cuando registraba los ataques contra la magistratura.

Jiménez fue trasladado a Salud Chacao, donde contabilizaron 23 proyectiles de perdigón que impactaron entre su espalda y sus muslos. Varios proyectiles no alcanzaron a penetrar su piel porque cargaba chaleco. Para el momento que IPYS Venezuela corroboró la información, Jiménez se encontraba de reposo. Cuatro perdigones no pudieron ser extraídos, su cuerpo -le indicaron los médicos- los irá expulsando naturalmente.

El reportero Daniel Blanco se resguardaba detrás de un kiosco, junto la periodista Angélica Lugo, cuando se percató que lo despojaron de su teléfono celular. Los reporteros se encontraban rodeados por manifestantes y encapuchados, durante la represión, y aunque Blanco revisó a varios de ellos, no pudo dar con su herramienta de trabajo.

IPYS Venezuela tuvo conocimiento de un video que fue registrado por un reportero mientras funcionarios de la Guardia Nacional trataba a trabajadores de la prensa y personal médico voluntario de la Universidad Central de Venezuela (UCV) como criminales durante la represión en las inmediaciones de la Estación del Metro de  Chacao. El efectivo obligó a los reporteros y personal médico a sentarse en el suelo, a pesar de haberse identificados.

 

Los hechos ocurridos el 12 de junio en la ciudad de Caracas se enmarcan una serie de limitaciones a la cobertura de asuntos de interés público vinculadas a agresiones físicas, robos y amenazas. Estas acciones involucraron la participación de cuerpos de seguridad del Estado, simpatizantes oficialistas, grupos paramilitares y personas desconocidas.

Ver también

CIJ: El TSJ venezolano está al servicio del poder ejecutivo

“La Corte Suprema de Justicia de Venezuela ha dejado de actuar como una corte independiente …