Inicio / Alerta / Periodistas bajo riesgo en el asalto de grupos armados al parlamento

Periodistas bajo riesgo en el asalto de grupos armados al parlamento

  • Al menos ocho trabajadores de la medios fueron heridos en la sede la Asamblea Nacional y sus inmediaciones este miércoles 5 de julio, día del Acta de la Independencia, cuando ocurrió un asalto de grupos armados.

  • IPYS Venezuela pide a las instituciones de justicia investigar los hechos de violencia que han afectado a los periodistas perpetrados por grupos armados, durante la cobertura en el parlamento nacional.

Rafael Hernández, reportero del canal de noticias NTN24, fue el primero de los heridos. Manifestantes lanzaron un producto pirotécnico desde las afueras de la Asamblea Nacional, que le rozó el brazo y le causó laceraciones. Esta fue una de las agresiones a los periodistas comenzó a las 11:00 de la mañana del 5 de julio de 2017. Ya desde temprano, a partir de las 8:00 de la mañana, una veintena de hombres y mujeres identificados con el oficialismo habían decidido comenzar un “plantón” a las afueras de la Asamblea Nacional.

Adentro, parlamentarios opositores desarrollaban el acto en conmemoración de la firma del Acta de la Independencia. Al menos unos 100 trabajadores de medios de comunicación, según las declaraciones del presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, permanecían en el hemiciclo.

El periodista Francisco Francisco Urreiztieta, corresponsal del canal de noticias Univisión,  intentaba entrar al parlamento. En las inmediaciones de la Asamblea Nacional, fue hostigado por el conductor del programa de Venezolana de Televisión (VTV), Oswaldo Rivero, conocido como “cabeza e` mango”.

“El me advirtió que me fuera gritándome y eso alertó a los colectivos que empezaron a seguirme. Logré cruzar la esquina como si fuera al edificio de Pajaritos, y cruce rápido a la entrada lateral de la iglesia de San Francisco”, relató a IPYS Venezuela mientras explicó que  permaneció una hora guarecido en la catedral de Caracas, a dos cuadras del Palacio Federal Legislativo.

“Me senté en el banco más cercano al altar. 15 minutos después unos tres colectivos me ubicaron y fueron hasta allá diciéndome que los siguiera que eran ‘inteligencia’ de un grupo que lo logró identificar. Me negué y comenzó el altercado”, contó.

El periodista narró que varios feligreses se levantaron y “fueron a ayudarme los rodearon  se sintieron intimidados y salieron”. “Una miliciana se me acercó y me dijo que la siguiera no tuve más alternativa que confiar me llevó a la sacristía y de allí a la residencia de los padres que esperara allí mientras ella veía si se calmaba la cosa. Regresó una hora después y me sacó por una puerta discreta que tiene el complejo parroquial”.

En los alrededores del edificio, el motorizado del canal TeleCaribe fue golpeado. También le robaron el celular y el radio, denunció al Sindicato de Trabajadores de la Prensa. Con el mismo método, la periodista Lysaura Fuentes del medio digital, El Cooperante, fue golpeada y robada en las cercanías de la AN.  

Agresión a diputados

Los periodistas que registraban la paliza a los diputados, entre ellos Américo De Grazia, fueron robados. “Estaba fotografiando cuando entraron. Nos replegamos, pero cuando me vieron las cámaras entre seis me entraron a patadas”, narró Cristian Rodríguez, reportero gráfico de la agencia de noticias EFE. Uno de los encapuchados le arrebató a golpes una de las cámaras, una  Canon 1D Marc3 con su lente.

Gregory Jaime, reportero de Caraota Digital resultó herido con tubos y palos cuando civiles armados entraron al hemiciclo. Luis Herendia, asistente de cámara de CapitolioTV, fue golpeado con un tubo en la cabeza, así como también el reportero del medio digital Contrapunto, Rafael Briceño.

La espera

Pasada las doce del mediodía, los periodistas y trabajadores de medios continuaban presos dentro del hemiciclo pues los efectivos de la Guardia Nacional (GNB) no contuvieron ni la entrada violenta ni sus intentos de tumbar la puerta norte del Palacio Legislativo.

El reportero de EFE pudo salir junto a otra decena de periodistas a las 7:00 de la noche bajo una lluvia de botellas, cuando una camioneta del canal de noticias Globovisión se disponía a evacuar a su equipo.

Alicia de la Rosa, periodista y jefe de prensa de la Asamblea Nacional, calificó lo vivido como un “horror”. El pasado 27 de junio, durante el acto de reconocimiento a los periodistas, un grupo de reporteros también fue herido con fuegos artificiales, golpes y empujones por parte de grupos oficialistas.

Mientras hechos ocurrían en el parlamento, el Gobierno Nacional mantuvo una cadena de transmisión obligatoria en radio y TV, a propósito del desfile militar.  

Ataques seguidos

La camioneta del periodista de VivoPlay, Manuel Trujillo, fue destruida el pasado 27 de junio. Le rompieron los cauchos, vidrios y muebles. El 4 de julio,  fue perseguido por la autopista desde El Paraíso hasta Hornos de Cal,  cuando venían de regreso de la cobertura de los hechos de represión que ocurrieron en el oeste de la ciudad Motorizados le siguieron gritando “Viva Chávez” y apuntándoles con armas cortas, denunció. El reportero dijo que antes “hombres con caras tapadas y capuchas rojas dispararon  5 veces armas de fuego contra Residencias Victoria. Iban en motos particulares y nos pidieron al equipo de Vivoplay que nos fuéramos del lugar 5:00pm”, relató en su cuenta en Twitter.

Ese mismo 4 de julio el periodista Manuel Fajardo, del canal Venezolanos por la Información (VPI), fue herido con un tubo cuando salía de la cobertura de la rueda de prensa de la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, en el Ministerio Público.

Ea Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, durante la ola de conflictos que se ha extendido en Venezuela, han manifestado su preocupación por la violencia que ha afectado la labor de los periodistas y las actuaciones irregulares de grupos armados y cuerpos de Seguridad del Estado.

IPYS Venezuela alerta sobre el recrudecimiento de los hechos de violencia que ponen en riesgo la vida e integridad de los periodistas que cubren los hechos oficiales y las manifestaciones de calle.

Ver también

Cobertura bajo riesgo | Marzo – junio 2017

El balance de las libertades informativas en el contexto de manifestaciones entre marzo, abril, mayo y …