Inicio / Alerta / Reporteros fueron amenazados por supuesto colectivo en el Hospital Materno Infantil de Caricuao

Reporteros fueron amenazados por supuesto colectivo en el Hospital Materno Infantil de Caricuao

  • Los sujetos obligaron a los reporteros del Diario 2001 a entregar sus anotaciones y borrar las fotografías registradas sobre las condiciones en las que se encuentra el centro de salud

  • En 2016 Ipys Venezuela documentó 123 casos de ataques contra la integridad física de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación

El reportero Erick González y la reportera gráfica Vanesa Tarantino, trabajadores del Diario 2001, fueron amenazados, retenidos por la fuerza y obligados por supuestos miembros de colectivos a borrar las fotografías y apuntes informativos cuando realizaban una cobertura periodística en las instalaciones del Hospital Materno Infantil de Caricuao, al oeste de Caracas.

Reportero Erick González relató para IPYS que uno de los hombres se mostró agresivo hasta el límite de amenazar con golpearlo. Foto cortesía

El jueves 09 de febrero de 2017 a las nueve y media de la mañana los reporteros ingresaron sin ninguna limitación a las instalaciones del hospital, hicieron fotografías y tomaron apuntes. Sin embargo, cerca de las once y media de la mañana, cuando se acercaron al área de emergencia a registrar un hecho irregular fueron interrumpidos por tres guardias de seguridad del hospital quienes les despojaron de sus credenciales periodísticas y les pidieron los acompañaran a una oficina cercana.

González relató a Ipys Venezuela: “cuatro civiles más ingresaron a la oficina mientras los guardias pedían nuestros datos. Nos preguntaron quién nos había dejado pasar y qué estábamos haciendo. Nos identificamos como trabajadores de la prensa. Estos hombres comenzaron a gritarnos, a decirnos groserías”.

Los sujetos se identificaron como miembros de un colectivo y un consejo comunal del sector. Solo uno portaba identificación.

Uno de los hombres se mostró agresivo hasta el límite de amenazar con golpearlo, recordó el periodista.

Durante el tiempo que estuvieron retenidos a los reporteros también se les intimidó con amenazas de detención en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) ubicada en “El Helicoide” y se les obligó a borrar el registro fotográfico y entregar los apuntes. El reportero se negó a entregar la libreta de trabajo y en su lugar arrancó las hojas que contenían la información registrada minutos antes.

Media hora más tarde los periodistas abandonaron el hospital sin la información que fueron a recabar, pero con una advertencia: “Es mejor que no vuelvan a venir porque cosas como estas se resuelven en la calle” fue el mensaje de uno de los sujetos, de acuerdo al testimonio de González.

Responsabilidad del Estado

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA) han alertado sobre el efecto amedrentador que los crímenes y la violencia contra los periodistas tiene para otros periodistas y miembros de la sociedad en el ejercicio pleno del derecho a la expresión, búsqueda y difusión de información.

Estas organizaciones han atribuido al Estado la responsabilidad de evitar que hechos como estos sigan registrándose en la región mediante el empleo de acciones contundentes de condena y castigo a quienes resulten responsables.

En Venezuela durante el año 2016 Ipys Venezuela documentó 123 casos de ataques contra la integridad física de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación. La mayoría de estos delitos quedaron impunes.

Ver también

Acceso a la Justicia: Urge aprobar Ley de Transparencia, Divulgación y Acceso a la Información Pública

El Observatorio Venezolano de la Justicia presentó un estudio  que recoge y analiza diversas sentencias …