“Bailando en la oscuridad” cuenta la situación de la radio en Venezuela

  • Relato gráfico de IPYS Venezuela narra cómo la censura ha influido para que contenidos radiofónicos con un fin informativo desaparezcan al ritmo de notas musicales 

IPYS Venezuela, mayo de 2021. La historia que describió Bailando en la oscuridad, el relato gráfico del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS Venezuela), es probablemente el reflejo de muchas historias que en torno a la radio existen a lo largo y ancho del territorio nacional. En esta narración se mostró cómo la censura ha hecho que los contenidos informativos que transmiten las radioemisoras del país se encuentren en la penumbra, y han perdido espacio frente a contenidos musicales, propagandísticos y de entretenimiento. 

El relato Bailando en la oscuridad, que forma parte de la segunda fase del estudio “Atlas del Silencio: los desiertos de noticias en Venezuela”, recreó la historia de Andrés, quien es el protagonista y es presentado como locutor de un programa radial y director de una emisora que funciona en algún rincón del país. El testimonio de este personaje, cuya identidad se mantiene bajo dominio de reserva, sirvió de hilo conductor para exponer las limitaciones informativas que rodean a la radio como medio, y las vulneraciones a las que están sometidos los trabajadores de emisoras.    

Asimismo, el cuento ilustrado de IPYS Venezuela abordó el papel que ha tenido la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) en el panorama mediático venezolano, sobre todo entre las emisoras de radio. Sólo en 2020, las medidas del ente regulador cesaron las operaciones de ocho estaciones radiales a nivel nacional: Kariñosa 106.1 FM  (Anzoátegui), Ritmo 96.9 FM (Aragua), Rumbera 94.7 FM (Cojedes), Médano 95.5 FM (Falcón), Rumbera 106.9 FM (Miranda), OStereo 99.7 FM (Monagas),  Pura Candela 93.3 FM (Sucre) y Aventura 91.3 FM (Zulia).  

“Bailando en la oscuridad” también plasmó aspectos de la situación por la que atraviesa la radio en la actualidad. De acuerdo con el estudio Atlas del Silencio, las emisoras obtuvieron el 66,8% de las menciones ubicándose como el segundo tipo de medio de comunicación más reportado por los encuestados, sólo detrás de los portales digitales. En estados como Mérida se reportaron 55 estaciones de radio, en Yaracuy fueron mencionadas 44 emisoras y en Falcón se refirieron 27. Por otra parte, la investigación arrojó que en estados como Cojedes y Zulia solo se mencionaron dos radioemisoras. 

Para saber más sobre Bailando en la oscuridad y la historia de Andrés, la invitación es a ingresar al sitio web del estudio Atlas del Silencio: los desiertos de noticias en Venezuela.  

Ver también

Derechos digitales en Venezuela tienen “Acceso denegado”

Las limitaciones a las libertades informativas en el país han quedado nuevamente de manifiesto en …