Inicio / Infografías / Tuitómetro Constituyente | El portaviones de los agravios

Tuitómetro Constituyente | El portaviones de los agravios

Terror. Esta fue la palabra más repetida por los candidatos más visibles del chavismo postulados a la Asamblea Nacional Constituyente, un parlamento comunal convocado inconsultamente por el Presidente de la República como un órgano legislativo paralelo a la Asamblea Nacional elegida por voto popular en 2015

Abril Mejías, especial para IPYS Venezuela | Infografía Alimié Torres Martínez

Veinte candidatos más visibles del chavismo, quienes dirigieron en Twitter 55 mensajes agraviantes, el 29, 30 y 31 de julio de 2017, los días que rondaron la votación.

Estos tuits fueron dirigidos, desde sus cuentas en Twitter, por Diosdado Cabello, Delcy Rodríguez, Cilia Flores, Carmen Meléndez, Roberto Messuti, Aristóbulo Istúriz, Mario Silva, Adán Chávez, Hermánn Escarrá, Jesús Faría, Ricardo Molina, Héctor Rodríguez, Víctor Clark, Daniel Aponte, Darío Vivas, Maria Iris Varela, Juan Carlos Alemán, Roque Valero, Francisco Ameliach y Erika Farías, que forman parte de la cúpula oficial que destaca en la Asamblea Nacional Constituyente.

En los últimos días de junio, los representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela se alinearon en mensajes agraviantes en los que predominó la intolerancia a la crítica y disidencia, el tono violento, la exclusión e irrespeto a las voces políticas que disienten de la gestión oficial. De los 55 tuits que conformaron la medición del Tuitómetro IPYS, a propósito de la ANC, los candidatos -y ahora parlamentarios- más radicales fueron Iris Valera, con 24% (14) de los mensajes violentos publicados en Twitter. Le siguieron Mario Silva 21,8% (12) y Roberto Messuti 16,3% (9).

Iris Valera, anterior Ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, centró su agenda en atacar a la oposición llamándola fascista, acusándola sin fundamentos ser responsable de crímenes violentos, mientras hacía llamados e invitaciones a votar. Valera publicó 6 de cada 10 de estos mensajes el 30 de julio, mientras se celebraba la votación.

Mario Silva, presentador del programa de TV La hojilla en Venezolana de Televisión (VTV), el canal del Estado, fue el que mayor apeló a la connotación terrorismo, y lo hizo en 6 oportunidades para calificar las protestas ciudadanas y acciones de los integrantes y seguidores de la Mesa de la Unidad Democrática. Al igual que Valera, Silva publicó la mayoría de los tuits (75%) el día de la elección a la ANC.

Roberto Messuti, actor y presidente de la Casa del artista, mandó mensajes en su mayoría con tono de burla, en los que llama “bobos” y “estúpidos mentales” a los dirigentes de la oposición. 89% de sus mensajes los hace el día después de las elecciones recalcando la victoria a sectores no simpatizantes del oficialismo.

Hubo un grupo de candidatos que prefirieron mantenerse al margen de los agravios. Así lo hicieron Adán Chávez, Hermánn Escarrá, Ricardo Molina, Héctor Rodríguez, Daniel Aponte, Darío Vivas y Roque Valero, quienes no tuvieron registros de tuits con mensajes violentos.

Mientras tanto, 43,6% (24) de los mensajes agraviantes registrados en este Tuitómetro fueron publicados el día de las elecciones, el 30 de julio. El día siguiente, el 31 fueron publicados un 36% (20), mientras que el día de más bajo movimiento fue el 29, con un 20% (11).

Para varios de los candidatos y ahora elegidos de la ANC, Twitter se convirtió en un lugar de combate, pero alternaron sus mensajes con “llamados de paz” que califican despectivamente con mensajes violentos a los dirigentes de oposición y sus seguidores.

Los 20 candidatos que fueron seleccionados para el Tuitómetro IPYS, incurrieron en 9 violaciones al Manual para funcionarios públicos que fue definido por esta organización y que sustentó esta medición en función criterios de evaluación que se fundamentan en el discurso y comportamiento de funcionarios públicos, que son contrarios a los estándares internacionales en materia de libertad de expresión.

Los nueve patrones que IPYS Venezuela definió son: 1)  No es garante de los DDHH y promueve la impunidad; 2) Envía mensajes explícitamente violentos; 3) Dirige amenazas y presiones contra periodistas y ciudadanos; 4)Es intolerante ante la crítica y no respeta a la disidencia; 5) No está abierto al escrutinio público y a ser cuestionado; 6) No da una respuesta oportuna a las demandas de los ciudadanos; 7) Impulsa el miedo y silencia o burla las denuncias de periodista y ciudadanos; 8) No respeta las opiniones incómodas e inoportunas para los intereses del gobierno; 9) Excluyente y no respeta a las minorías.

 

Ver también

El periodismo protesta

El periodismo en Venezuela no tiene motivos para celebrar, hoy el día del periodista, más …