Inicio / Alerta / Retenciones y perdigones prevalecen en la cobertura previa a la Asamblea Constituyente

Retenciones y perdigones prevalecen en la cobertura previa a la Asamblea Constituyente

IPYS Venezuela documentó 22 casos de violaciones a la libertad de expresión entre el 24 de junio y el 27 de junio de 2017, días de paro cívico en Venezuela y previo a la votación de la Asamblea Nacional Constituyente

El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela manifiesta su preocupación ante el recrudecimiento de las acciones de violencia contra los reporteros que cubren las manifestaciones ciudadanas en rechazo a la Asamblea Nacional Constituyente, propuesta por el Presidente de la República para reformar el sistema constitucional de Venezuela.

Entre el 24 de junio y el 27 de junio de 2017, IPYS Venezuela documentó 22 casos de violaciones a la libertad de expresión en nueve estados del país, la mayoría de ellos por hechos violentos de la Guardia Nacional Bolivariana que afectaron a equipos reporteriles en distintos estados del país. Ocurrieron hechos de amenazas, detenciones, agresiones físicas, deportaciones y limitaciones de acceso para la cobertura también por parte de funcionarios policiales, manifestantes y grupos armados.

Las zonas donde hubo más riesgos para la cobertura periodística, durante estos cinco días, fueron Caracas, que acumuló 10 casos. En Táchira ocurrieron tres incidentes, dos en Vargas, y también hubo registros en Bolívar, Vargas, Trujillo, Carabobo, Sucre, Zulia y Aragua. IPYS Venezuela presenta un balance de los hechos que han obstruido la labor periodística durante estos días.

IPYS Venezuela presenta un balance de los hechos que han obstruido la labor periodística durante estos días.

#27julio 

Hasta las ocho de la noche del 27 de julio, IPYS Venezuela contabilizó siete obstrucciones durante la cobertura periodística, el segundo día del paro nacional para rechazar el llamado a la reforma constitucional convocado por el gobierno con el apoyo del Consejo Nacional Electoral. Hasta este momento, se registró un hecho de expulsión del país, una detención arbitraria y tres agresiones físicas contra periodistas y trabajadores de medio. También hubo limitaciones y amenazas durante la cobertura. Estos hechos ocurrieron en Caracas (3), Vargas (3), Táchira (1) y Carabobo (1).

Expulsados del país

El periodista argentino Jorge Lanata llegó en un avión junto a la productora Martina Perdiguero y un camarógrafo para hacer una cobertura “sorpresa” a las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente, convocada por el presidente Maduro. Desde hace tres años, Venezuela tiene agudos controles para la autorización de corresponsales extranjeros que realizan cobertura en el país, impuestos por el Ministerio de Comunicación e Información (MINCI).

El conductor de Periodismo Para Todos, del grupo Clarín, tenía previsto hacer unas entrevistas en el marco de la Constituyente y regresar el lunes a la Argentina, sin embargo, tuvo que irse de inmediato junto a su equipo. Cuando llegaron a inmigración, el oficial que revisó sus pasaportes les negó el ingreso. Luego los trasladaron a una oficina con ocho oficiales, y allí se les notificó que serían devueltos a su país de origen porque no contaban con la autorización del ministerio de comunicación.

La Sociedad Interamericana de Prensa y la Comisión de Libertad de Prensa e Información se pronunciaron ante este hecho. IPYS Venezuela ha documentado 17 deportaciones de corresponsales extranjeros entre 2016 y 2017. Nicholas Casey, quien era corresponsal The New York Times en Caracas y cubrió la crisis política y económica, también denunció que en octubre de 2016, luego de regresar de sus vacaciones, autoridades venezolanas lo deportaron al llegar al aeropuerto.

Se conoció que alrededor de las siete de la noche, Lanata regresó a su país, en un vuelo de CopaAirlines con escala en Panamá. El periodista estuvo ocho horas incomunicado, según relató la periodista venezolana Elyangélica González.

El 3 de septiembre de 2012, IPYS Venezuela reportó que cuatro periodistas argentinos, entre ellos Jorge Lanata, fueron retenidos e interrogados por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) cuando arribaban al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, ubicado a las afueras de Caracas. Estos trabajadores de la prensa extranjera asistían al país para cubrir las elecciones presidenciales que se desarrollarían el 7 de octubre, cuando ganó fue reelecto Hugo Chávez.

Este hecho ocurrió pese a que el viceministro de Comunicación Internacional de la Cancillería, William Castillo, dijo ante la Comisión Interamericana de DDHH, el 6 de julio que se está modificando la legislación que atañe a los corresponsales extranjeros “para entregar una visa de trabajo especial a los periodistas”, para que reciban o su visa o la negación de su visa en su lugar de origen, “porque hay periodistas que se disfrazan de turistas para ir a trabajar en Venezuela”.

Periodistas denunciaron que el equipo de SICNoticias, televisora de Portugal, tampoco pudo entrar al país.

Perdigones contra reporteros

Alrededor de 25 funcionarios de la Guardia Nacional rodearon a Luis Olavarrieta, reportero de Caraota Digital cuando cubría los hechos de violencia que los militares contra manifestantes de la urbanización Montalbán, al oeste de Caracas. El periodista denunció a IPYS Venezuela que aunque alzó las manos y se identificó como prensa, los militares le dispararon a quemarropa y le causaron seis heridas en la pierna con impactos de perdigones. El Ministerio Público tomó la denuncia de Olavarrieta.

En la tarde, también, resultaron afectados Gabriela González, reportera de Vivoplay y Marco Antonio Bello, fotógrafo de Reuters. González relató a IPYS Venezuela que alrededor de las cinco de la tarde, se encontraban cubriendo los hechos de violencia en la zona de Bello Campo en Caracas, cuando la impactó un perdigón en la espalda y en la pierna, en una de las arremetidas de los militares contra los manifestantes, en la que resultaron seis personas detenidas. Al rato, un funcionario intentó arrebatarle el teléfono y una bomba lacrimógena le rozó en la mano a Bello. La reportera narró que aunque no fue un ataque directo contra la prensa, los militares sabían dónde estaban ubicados los reporteros que, además, estaban plenamente identificados.

Alejandro Molina, camarógrafo de Univisión, también resultó afectado por disparos de perdigones que hizo la Policía Nacional Bolivariana (PNB)  cuando cubría una protesta en La Candelaria, en el centro de la ciudad.

Táchira y Carabobo

En los estados Táchira y Carabobo también hubo incidentes contra periodistas. Durante el segundo día del paro cívico. Manifestantes del sector Gran Avenida en San Cristóbal, estado Táchira, agredieron verbalmente a los equipos del Diario Los Andes, periódico local, y los medios digitales de alcance nacional El Pitazo, El Estímulo y Tv Venezuela. Al reportero gráfico del Diario Los Andes le revisaron el bolso y chequearon la cédula. Vecinos culpaban a la prensa de la detención de 16 manifestantes durante la tarde del miércoles, y los señalaban de infiltrados.

En la tarde, vecinos agredieron y prohibieron grabar a los equipos de TV Venezuela y Globovisión, quienes cubrían el asesinato de Leonardo González, asesinado por impactos de bala disparadas presuntamente por funcionarios de Policarabobo durante una protesta en el sector de Naguanagua, en Valencia, estado Carabobo.

#26julio 

Once de los 20 casos registrados en la semana previa a la constituyente, sucedieron el 26 de julio durante el paro cívico convocado por la MUD. Ese día prevalecieron las amenazas, las agresiones y las órdenes de censura. IPYS Venezuela constató que el Consejo Nacional Electoral negó los credenciales para cubrir la jornada electoral para la Asamblea Nacional Constituyente a El Pitazo, portal de Caracas, y el Correo del Caroní, medio del estado Bolívar. César Batiz, editor de El Pitazo relató a IPYS Venezuela que tramitaron la solicitud el 24 de junio, siguiendo las indicaciones de la institución electoral, pero el 16 de julio se les notificó que el portal no había sido acreditado por órdenes “del departamento de seguridad”. Este portal había solicitado la autorización para más de 30 reporteros, que harían la jornada informativa por la convocatoria oficial el domingo 30 de julio.

Aragua y Zulia

En los estados Aragua y Zulia, ocurrieron dos detenciones durante la cobertura del 26 de julio. Héctor Carballo, periodista y Maikel Herrera, reportero gráfico del diario local El siglo, fueron detenidos por Policía Nacional Bolivariana en la urbanización Fundación Mendoza de Maracay cuando apenas llegaban al sitio a registrar una situación de protesta. Al periodista lo metieron a un convoy y al fotógrafo lo empujaron hacia la comisaría. Al rato los dejaron en libertad pero los obligaron a borrar las imágenes para que le devolvieran sus equipos de trabajo.

Retienen a secretaria del CNP mientras cubría el paro cívico en Maracaibo

En Zulia, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana golpearon a Letty Vázquez, secretaria de organización del Colegio Nacional de Periodistas (CNP) —y miembro del partido político Voluntad Popular-. El hecho ocurrió en la avenida El Milagro, de Maracaibo, mientras defendía a Carla Reina, periodista del mismo partido, cuando intentaban arrebatarle la cámara durante la cobertura del paro cívico.

“Me empujaron, golpearon e insultaron, y se llevaron detenidos a nuestro periodista Alberto Cabrera y a nuestro community Antonio Medina, del equipo de medios Voluntad Popular Zulia”. Hasta la tarde del 27 de julio seguían detenidos a la espera de que los presentaran en tribunales militares.

Caracas

Cuatro de los incidentes ocurrieron en Caracas. Jesús Olarte, reportero de la agencia internacional de noticias AFP; Jorge Muñoz, fotógrafo independiente y David Dittmar, fotógrafo de PTP Documental, resultaron heridos cerca de las 4 de la tarde, cuando funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana reprimieron a manifestantes que trancaban las calles en el sector Bello Campo, al este de la ciudad. Olarte relató a IPYS Venezuela que un perdigón le dio en la entrepierna y solo sufrió un raspón, mientras que Muñoz recibió un impacto en el cuello durante la agresión y, según el testimonio que ofreció a esta organización, el disparo también rozó al Dittmar.

Los reporteros no sufrieron daños graves y advirtieron que no creen que se haya tratado de un ataque directo a la prensa, sino que resultaron lesionados porque quedaron en la línea de fuego cuando los militares atacaban a los manifestantes.

Jorge Muñoz

A las 10 de la mañana de ese día, también unos vecinos de Horizonte, en la avenida Rómulo Gallegos, amenazó con lanzarle una piedra a Ruben Sevilla, reportero de NTN 24, televisora colombiana, cuando grababa vídeos las trancas de Caracas. Los vecinos le pidieron revisar las imágenes porque creían que les habían grabado las caras, y luego lo dejaron pasar.

Táchira y Sucre

En San Cristóbal, capital del estado Táchira, ocurrieron tres incidentes. El reportero gráfico de El Pitazo, Oscar Duque, fue detenido por un efectivo de la Guardia Nacional mientras realizaba trabajo reporteril en la avenida España de la ciudad, donde un grupo de manifestantes estaba preparando una sopa y un funcionario de seguridad los atacó. Durante la cobertura, militares le dispararon perdigones mientras el reportero corría a resguardarse, pero fue abordado por un efectivo. El reportero contó a IPYS Venezuela que comenzó una discusión entre los funcionarios porque unos decían que lo detuvieran y otros que no, hasta que lo dejaron ir. En esa misma acción, la periodista Lorena Bornacelly de El Pitazo y VPITV fue impactada en la espalda por una piedra.

En Sucre, entretanto, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) estuvieron siguiendo a Nairobi Rodríguez, corresponsal de El Pitazo, mientras hacía la cobertura de cuatro protestas que se generaron en diversos puntos de Cumaná, donde ciudadanos expresaban sus reclamos por alimentos, gas y otras necesidades básicas. Cuando Rodríguez llegó a reportear una tranca de vecinos que exigían pan y entrevistó a los manifestantes, un funcionario de la GNB la amedrentó.

Trujillo

En Trujillo ocurrió otro caso luego de la cobertura del paro cívico. Trabajadores del Diario de Los Andes, en Valera, fueron atacados por un grupo de motorizados que estaban encapuchados y amenazaban con armas de fuego. El hecho ocurrió al cierre de la jornada de trabajo nocturna cuando Angélica Da Silva,  periodista de sucesos, Helen Stivala, diagramadora y Anderson Abreu, web máster, iban camino a sus hogares en el carro del transporte de turno, con la identificación del periódico. Personas armadas los interceptaron y golpearon el vidrio del carro con un bate, y el chofer  aceleró y salió del lugar.

Previo al paro cívico

#25/24julio

Los días previos al paro cívico ocurrieron tres incidentes contra reporteros, en Monagas y Caracas, de acuerdo a los registros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.

Hubo una agresión contra la periodista Silvia Sánchez Carrero ocurrida el 25 de julio durante la cobertura del pancartazo en el colegio Vicente Salias de Maturín.

El 24 de julio, en Caracas, manifestantes vinculados a la llamada resistencia , intimidaron  al reportero Rayner Peña, de El Pitazo, y lo amenazaron con una cabilla para robarle la cámara.

El mismo día, la periodista Indira Guerrero y un equipo de la agencia de noticias EFE, fueron expuestas en redes sociales por publicar una nota sobre el carnet de la patria.

Cobertura en riesgo

Estos eventos se suman a los hechos violentos que se han intensificado en las últimas semanas contra reporteros que cubren las manifestaciones públicas en Venezuela. El jueves 20 de julio, durante un paro cívico de 24 horas, IPYS Venezuela registró 17 casos contra periodistas, fotógrafos, medios y ONG. Durante estos días resalta un patrón de agresión que impide la cobertura informativa y en el que participan militares, policías, grupos armados y también manifestantes. IPYS Venezuela expresa su preocupación ante los riesgos que enfrentan los trabajadores de los medios en los conflictos, y alerta que están debilitadas las condiciones de protección para el ejercicio de la labor informativa.

 

Ver también

Edison Lanza preocupado por la hostilidad, los ataques y amenazas contra periodistas por altos funcionarios

El Relator para la Libertad de Expresión recordó que el Estado tiene la obligación de …