Alerta IPYSve | Prensa en Nueva Esparta a merced de los cortes eléctricos

Ana Carolina Arias, corresponsal IPYS Venezuela, Nueva Esparta

La crisis eléctrica que arropa al estado Nueva Esparta desde el año 2020 se ha acentuado en los últimos meses de manera generalizada en los 11 municipios que conforman la región insular.

Los medios de comunicación se encuentran entre los afectados, ya que en el plan de racionamiento no hay priorizados, a menos que la ubicación física se encuentre en la línea de suministro eléctrico de algún centro médico asistencial, y sin embargo, estos deben garantizar continuidad de energía con generación propia.

Las razones por las cuales en Nueva Esparta se aplica un plan de racionamiento eléctrico que ha ido aumentando en horas, son a la fecha desconocidas por la población, ya que las autoridades a quien compete la materia no han dado explicaciones formales al respecto.

De acuerdo al Colegio de Ingenieros del estado Nueva Esparta, que desde el año 2017 hace seguimiento al tema y conformó una comisión de análisis, afirman que la raíz del problema es la desinversión y falta de un plan visionario, que llevó a que en la actualidad esté inoperativa al 100% la Planta de Generación Juan Bautista Arismendi y trabaje a su mínima capacidad la Planta Luisa Cáceres de Arismendi.

Esto hace más vulnerable al cable submarino que, ante cualquier eventualidad en tierra firme, no puede cubrir la demanda interna.

En febrero pasado, Eustacio Aguilera, presidente de la referida Comisión, advirtió que las últimas reparaciones a las principales plantas de generación no se cumplieron ni siquiera a medias, y por eso las fallas en el servicio eléctrico en las islas de Margarita y Coche se mantendrían. Afirmó que la vulnerabilidad es porque en vez de invertir en equipos nuevos, solo se sustituyen piezas, y además usadas.

En efecto, desde el año pasado Corpoelec tiene una política de suministro de energía por bloque o sectores, pero a partir del pasado mes de junio se aplica un corte de 4 horas diarias, respecto al cual se tiene el mismo vacío informativo. La única información que emite la empresa es el Plan de Administración de Carga (PAC).

En un mensaje en Twitter el 4 de agosto desde la cuenta de Dante Rivas, protector político de Nueva Esparta, dijo, “Pueblo de #NuevaEsparta a pocos días del proceso electoral #EpaPSUV estamos siendo víctimas de un sabotaje eléctrico. Ya estamos investigando y tomando acciones con las autoridades. No vamos a permitir que sigan afectando a nuestro pueblo. El #8Ago #NosotrosVenceremos”. Sin embargo, en otra publicación al día siguiente señaló, “Nuestro ministro para la Energía Eléctrica G/J Néstor Reverol nos informa que la mañana de hoy se corrigió con éxito la falla en la línea 2 Casanay-Chacopata que estaba afectando el servicio en #NuevaEsparta. Se procedió a energizar la línea y el cable submarino. ¡Venceremos!”.

En el marco de la situación se han registrado dos episodios mayores, y solo de manera extraoficial, por grupos WhatsApp la población se ha enterado de la circunstancia. El vacío informativo ha sido causa de malestar por lo que diferentes sectores hicieron pronunciamientos exigiendo transparencia y sinceración del problema.

También, ante el impacto en la actividad económica y social de la región, el 6 de agosto el gobernador de Nueva Esparta, Alfredo Díaz, emitió un decreto en el que declaró la emergencia del servicio eléctrico del estado Nueva Esparta.

IPYS Venezuela investigó el efecto que ha tenido el prolongado plan de racionamiento eléctrico en la actividad de los medios de comunicación del estado Nueva Esparta, y constató que las permanentes fallas están limitando las transmisiones radiales, impiden generar contenido a las páginas digitales, enlentecen el envío de informaciones por parte de corresponsales e impacta en una de las principales características de la comunicación actual: la inmediatez, debido a que además están afectando la señal de las operadoras de telefonía celular y servicios de internet.

Comunicadores y periodistas coincidieron en la magnitud del impacto que está teniendo en su labor el plan de racionamiento eléctrico que se aplica en Nueva Esparta, destacando entre los diversos factores los diferentes e improvisados horarios en que se producen los cortes.

Al respecto, Luis García, gerente de Producción de la emisora Súper Stereo 98.1 FM,  afirmó que la situación es complicada. “El impacto ha sido muy alto. Los productores dejan de hacer programa, falla el compromiso con los clientes y deben crearse medidas de compensación, y lo principal, dejamos de informar o interactuar con el público. Para los medios radiofónicos es doble el problema porque la luz se va en La Sierra donde están las antenas que generan la señal o en la sede de la emisora, y en ambos casos nos vemos afectados”.

García también explicó que cuando el corte es en La Sierra, la estación radial puede seguir al aire siempre y cuando tenga planta instalada, pero estima que solo un 40% de las emisoras poseen esta alternativa. Por eso, detalla, el mayor impacto es cuando la luz se va en la sede de los estudios porque la mayoría no tiene planta local y por tanto debe ceñirse al plan de corte de la estatal Corpoelec.

“Por lo menos en un 70% las emisoras salen del aire cada vez que cortan la electricidad en los estudios”, afirmó García, quien además reveló que varias están actualmente en trámites de inversión para tener independencia eléctrica.

Esta alternativa, no obstante, tiene limitaciones porque si la planta es de combustible (gasoil, gasolina o gas) deben enfrentar la escasez que registra la región, y si el equipo es de inversores de energía hay un estimado de horas de funcionamiento, porque se supone que son equipos de emergencia y no de uso continuo.

Por su parte, Hilda Bellorín, directora de Unión Radio Margarita, ratificó que en los estudios han tenido episodios de corte de hasta 6 y 8 horas. “Tanto en La Sierra como en el estudio tenemos planta y aun así hemos estado fuera del aire. Tuvimos un incidente fuerte en la planta de La Sierra que ahora amerita una reparación mayor, y en el estudio tenemos una planta dual de gasolina y gasoil con la que buscamos minimizar la falla general que existe”.

Los testimonios concuerdan en que el problema no es solo la electricidad sino la consecuencia que tiene en las comunicaciones. Bellorín señala que, aun teniendo en los estudios 10 líneas telefónicas CANTV, solo están operativas dos. El vacío lo han sustituido con Movistar pero tampoco logran una estabilidad absoluta en la comunicación y les ha pasado que deben suspender programas porque no hay comunicación telefónica.

Las páginas digitales La Hora Online, Reporte Confidencial, Notiespartano son igualmente afectadas. El director de Notiespartano, Gustavo Novoa, afirmó que desde que los cortes de electricidad comenzaron a ser diarios la actualización de la página es lenta porque se caen también los servicios de conexión, incluso contando con tres Aba, Intercable y Skynet.

En relación con la conexión, Novoa señaló que el problema es que en Margarita no hay una servicio satelital real, ya que las empresas instaladas en la región no toman señal directamente desde un satélite sino que usan los servicios de transmisión por fibra óptica de la empresa CANTV y cuando esta falla, también se afecta su servicio.

Cuando Corpoelec aplica el corte en la sede de Notiespartano también se apaga la señal de la emisora Radio Nueva Esparta, ubicada en el mismo edificio, porque como todas las radios de Amplitud Modulada (AM), no tiene planta en La Sierra, explicó Novoa, y agregó que han aumentado las restricciones para instalar plantas en La Sierra alegando consecuencias ambientales por el uso de combustible.

La directora del Diario Sol de Margarita, Mariela Contramaestre, medio que pasó de impreso a digital, afirmó también que la afectación ha sido para todos por igual por el carácter regional que tiene la falla del sistema eléctrico. “Para el Sol de Margarita como medio de comunicación ha sido muy fuerte sobrellevar esta irregularidad, porque nos cuesta actualizar la página, incluso teniendo planta eléctrica que nos suple en los momentos que falta electricidad, porque igual falla la conexión de internet y no podemos producir.

Periodistas que trabajan en la isla de Margarita como corresponsales también manifiestan sentirse severamente afectados por los cortes de luz. Dexcy Guédez, corresponsal de Unión Radio, dijo que una vez se cae el sistema eléctrico simultáneamente sucede lo mismo con el servicio de internet de la operadora Intercable, la única que brinda servicios por el sector donde reside.

“La conexión a internet por mi zona es bastante irregular, porque el hecho de vivir en un valle limita la señal para la conexión a través del sistema de datos. El servicio CANTV que suministra el servicio de ABA no está instalado en el sector”.

Guédez comentó que ha tenido que buscar alternativas como adquirir un nuevo router que permite abarcar más sitios de la casa, ya que la conexión con datos es casi nula en el caso de Movistar, pero solamente funciona cuando hay conexión con Intercable. Además compró  una línea Digitel porque es la operadora que tiene mejor cobertura en el sector, pero  rechazó una propuesta académica para dar clases de radio vía online en una universidad local por no garantizar una comunicación fiable a través de internet.

Por su parte, Mario Guillén, periodista local y corresponsal del medio Todos Ahora, indicó que con las caídas de electricidad se llegan a suspender pautas, y al momento de escribir o editar el tiempo a dedicar es mayor porque los datos móviles se ponen pesados, y se retrasan las entregas. “Tengo dos líneas para ampliar mis opciones pero a veces ninguna de las dos me funciona”, comentó, lamentando que en ocasiones ha perdido cursos, conferencias y talleres online porque la coincidencia con un corte de luz le prohíbe acceder a internet.

En todas las áreas de trabajo comunicacional hay reclamos. Solange De Angelis, directora de la agencia Manduco Creativo, dedicada al marketing digital, dijo que la mejor descripción de la afectación son los memes de gritos dramáticos. Como opción ha invertido en líneas telefónicas alternas, en Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés) para mantener la energía en los equipos, y decirle no a algunos cursos de formación, porque no tiene garantía de conexión. Por lo que la situación del sistema eléctrico ha sido catalogada en la región como grave. Todos los sectores se han pronunciado al respecto. 

El pasado 10 de agosto el Gobernador decretó una Declaratoria de Emergencia del sistema eléctrico, el Colegio de Ingenieros emitió un informe de recomendaciones y propuestas, y las fuerzas vivas como Fedecámaras y grupo Guayacán se adhirieron a este, los ciudadanos han hecho protestas públicas, las ongs han manifestado en las calles, pero aun así la estatal Corpoelec no anuncia un plan de inversión para recuperar las condiciones del servicio, cuyo problema está identificado y es la inoperatividad de las plantas Luisa Cáceres de Arismendi y Juan Bautista Arismendi, principales generadoras de electricidad en la región.

Desde el punto de vista social, la situación implica la violación del derecho a informar, ya que los medios de comunicación y los periodistas, tienen serias limitaciones para cumplir cabalmente con su labor.

Ante este panorama IPYS Venezuela exige a las autoridades venezolanas, y de forma particular al Ministerio de Energía Eléctrica y a la estatal Corpoelec garanticen el suministro de electricidad a la población neoespartana y a los medios de comunicación regionales.

Ingeniero Eustacio Aguilera, Comisión Energía Colegio Ingenieros de Nueva Esparta / Video: Ana Carolina Arias

Ver también

La RELE-CIDH presentará informe “Derecho a la Información y Seguridad Nacional”

El lanzamiento se llevará a cabo mañana jueves 18 de noviembre a partir de las  …