#DesinformaciónElectoral | Periodistas e influencers: entre información y propaganda

  • La alta participación, el desarrollo de los comicios en “total normalidad” y la rapidez del proceso fueron algunos de los temas que posicionaron los influencers y corresponsales de medios internacionales afectos al chavismo en la jornada del 6D.

  • La utilización de portavoces y replicadores por parte del gobierno con el objetivo de manipular y promover temas en el discurso público como la “jornada histórica” y la presentación en las redes sociales de la “operación remate” como una acción de esfuerzo y no de intimidación, también quedaron en evidencia durante los comicios.

  • Mientras los actores afines al oficialismo se regían por una línea discursiva unilateral, los comunicadores y críticos al chavismo se centraron en visibilizar las violaciones a las leyes y en denunciar las irregularidades incurridas por los factores de los poderes ejecutivo y electoral.

  • El papel de los CLAP y los Consejos Comunales en la realización de las elecciones del 6D fue un punto en común entre las denuncias de la sociedad civil y en el discurso de agradecimiento de las figuras del oficialismo.

La quinta entrega del seriado Desinformación Electoral en las Parlamentarias 2020, abordó el rol comunicacional que periodistas independientes, corresponsales de medios internacionales, reporteros de medios oficiales y figuras destacadas de la opinión pública, provenientes tanto de las filas políticas como del mundo artístico, tuvieron durante los comicios electorales del domingo 6 de diciembre.

Si bien los actores apegados a la línea oficialista buscaron posicionar en sus redes sociales la tendencia de que los comicios electorales se habían desarrollado de forma tranquila y con altos niveles de participación y bioseguridad, periodistas independientes y otros actores señalaron las irregularidades y las violaciones al reglamento electoral que se dieron en el proceso, como el amedrentamiento a ciudadanos y funcionarios públicos para participar en los comicios, la manipulación de información por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE) vinculado a los centros de votación, el uso de las estructuras del Estado para beneficio político del partido de gobierno y otros hechos que fueron documentados por diferentes organizaciones y alianzas de medios de comunicación como el Guachimán Electoral y Venezuela Verifica.

De influencers a diputados

Un grupo de personalidades que ganaron popularidad e influencia en la televisión nacional y redes sociales, y que posteriormente se convirtieron en piezas recurrentes del chavismo, marcaron pauta durante las elecciones parlamentarias del 6D. Winston Vallenilla, Roque Valero, Mario Silva y Carola Chávez fueron algunos de los influenciadores que, de acuerdo con datos del Consejo Nacional Electoral (CNE), fueron electos diputados en los recientes comicios.

El rol político de cada uno pudo verse de forma activa en sus redes sociales, principalmente en Twitter, red que concentró la mayor conversación sobre las elecciones y donde estos actores acumulan entre 270 mil y 1,6 millones de seguidores cada uno.

El comportamiento en redes sociales de los nuevos diputados estuvo enfocado en replicar mensajes publicados por Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Cilia Flores, Diosdado Cabello y otros dirigentes que “determinaron las líneas discursivas por el lado del oficialismo”. 

Dichos mensajes se caracterizaron por maximizar los niveles de participación a escalas “históricas” durante y después de la jornada, a pesar de que medios de comunicación como El Pitazo, Runrun.es, Efecto Cocuyo, VPI TV, Punto de Corte, Tal Cual, CNN en español, y DW (Deutsche Welle), y usuarios en redes sociales hablaban exactamente de lo contrario: la abstención y la desolación en los centros electorales.

Otro de los temas que cobró principal valor en la línea discursiva de las redes sociales de estos actores fue la “operación remate”, coordinada por el oficialismo durante la tarde del domingo para llamar a los ciudadanos que no habían votado para que salieran a sus centros electorales.

En las publicaciones de Carola Chávez, candidata a la AN por el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar (GPPSB), destacó la importancia de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y los Consejos Comunales en la realización de las elecciones, siendo estos sistemas de organización considerados como mecanismos de control social y que han sido abiertamente usados como estrategia política por los voceros y candidatos del oficialismo, tal como evidenció el diario Tal Cual

El uso de estas estructuras durante los comicios electorales fue también denunciado por el Observatorio contra el Fraude de la legítima Asamblea Nacional, que registró irregularidades vinculadas a la vigilancia a través del carnet de la patria y a la repartición de comida a precios especiales con el objetivo de obtener votos por candidatos característicos de las zonas en que ocurrieron los hechos.

Posteriormente, el 7 de diciembre, cuando se hizo público el primer boletín de los resultados electorales, Roque Valero y Winston Vallenilla replicaron un tweet de Diosdado Cabello sobre cómo el 70% de los votos obtenidos por el Gran Polo Patriótico representaba muchos más que el 70% de los cargos para ese bloque político.

Cabello se refirió a que con la reciente aprobación de un nuevo mecanismo de elección en el sistema electoral entendido como la fórmula que se diseña para la distribución de los votos en escañosel ganador se lo lleva todo (se adjudican más cargos de los que corresponden por votación) lo que vulnera severamente el principio de representación proporcional y de personalización del sufragio que establece la Constitución en su artículo 63”, según explicó a Efecto Cocuyo el periodista especializado en temas electorales, Eugenio Martínez.

Y es que con este sistema se “tiene como fin último lograr mayorías parlamentarias para la conformación de gobiernos estables”, a diferencia del  “sistema proporcional, que establece el texto constitucional que busca reflejar la composición del electorado de la forma más fiel posible”, es decir, como detalla Martínez, “si un partido obtiene 50% de los votos debería tener 50% de los cargos”.

Esto se traduce en que a pesar de que el GPP obtuvo el 69,32% de los votos, se llevó el 91,34% de los curules 253 de 274 escaños  que se disputaban en las jornada electoral del 6D: en el voto lista nacional sumaron 37 de los 48 cargos; otros 86 de los 96 que se elegían en el voto lista regional y los 130 cargos nominales en los 23 estados del país y el Distrito Capital, según la nota “CNE: Psuv logra 253 escaños en elecciones parlamentarias del 6 de diciembre” de Efecto Cocuyo. Posteriormente, el GPP obtuvo la designación de los 3 diputados indígenas y se consolidó con 256 curules, es decir, más del 92% del organismo.

En contraste con los resultados de las elecciones parlamentarias de 2015, cuando el GPP obtuvo 55 escaños con 5,625,248 votos, esta vez, la coalición oficialista obtuvo más curules (253) a través de menos votos (4.317.819 sufragios —69,32 % del total—).

Esta ventaja del oficialismo en la Asamblea Nacional fue lograda bajo una participación del  31% del electorado, lo cual ha sido justificado como suficiente por el canciller venezolano Jorge Arreaza, y el ministro de cultura Ernesto Villegas, al comparar esta cifra con el nivel de participación de las elecciones parlamentarias de Rumanía, celebradas el mismo día. Este mensaje y otros similares fueron replicados por Winston Vallenilla, candidato al voto lista por la coalición del GPP.

Por su parte, Mario Silva compartió audios de la voz de Nicolás Maduro y Cilia Flores con la invitación a votar en nombre de “la paz”, para —y en palabras de Flores— “acabar con la sanciones” y “con el bloqueo”.

Otros Influencer rojos rojitos

Aunque algunos influencers apegados a la línea discursiva del chavismo tuvieron un comportamiento más relevante que otros durante la jornada electoral del 6 de diciembre, la mayoría se limitó a replicar y emitir mensajes que reforzaban la idea de que la participación electoral fue multitudinaria, así como la premisa de una jornada fortalecedora de la institucionalidad de Venezuela al “rescatar” a la Asamblea Nacional.

Entre los casos más relevantes se ubica Luigino Bracci Roa, quien retuiteó un video publicado por Juan Guaidó, en el que señaló el ausentismo en un centro electoral. Para contrastar lo dicho por el presidente de la Asamblea Nacional, Bracci Roa comentó que era gracias al CNE que el proceso de elección durara 30 segundos, dando a entender que la ausencia de electores en los centro de votación se debía a la efectividad del proceso y no al ausentismo.

Heraldos internacionales

Desde las primeras horas del domingo 6D, periodistas corresponsales de medios internacionales se abrieron paso a la cobertura de los comicios electorales. Érika Ortega Sanoja de la cadena rusa RT; Marco Teruggi, de Sputnik, y Madelein García y Lucía Córdova, de Telesur, difundieron informaciones sobre las elecciones parlamentarias que dejaron en evidencia su rol propagandístico y el objetivo de mostrar el desarrollo de la jornada como “una fiesta electoral” que se desenvolvió en total tranquilidad. 

La actuación de los veedores internacionales, la cobertura en los centros electorales y el seguimiento y retuiteo de las informaciones de los principales actores del chavismo, fueron los temas que predominaron en los mensajes difundidos por los corresponsales a través de sus redes sociales, principalmente Twitter y en menor medida Instagram.

En la cobertura de los reporteros, a pesar de mostrar los comicios como una jornada de “paz”, y como la oportunidad para cambiar al parlamento, el espacio fue escaso para la oposición aliada al gobierno, que se caracterizó por el mutismo a lo largo de todo el evento electoral, como pudo registrar IPYS Venezuela en el reporte Los actores políticos de la desinformación.

La periodista Madelein García se destacó por ser una de las más activas en sus redes sociales. Ya desde antes del domingo venía compartiendo contenido de una cuenta llamada @OperacionVe en Twitter, relacionado a una campaña en contra de la oposición democrática, en la que se vinculaba a varios actores de la oposición con supuestos actos de corrupción e intervención internacional. Esos mensajes también se pudieron ver en el timeline de la periodista durante la jornada electoral.

Además, se evidenció desde el sábado 5 de diciembre el rol protagónico de militares en las publicaciones de García. Vladimir Padrino López, ministro de Defensa de la administración de Maduro y Remigio Cebalos, comandante Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas (FANB) fueron destacados por la reportera en sus cuentas de Twitter e Instagram.

Las declaraciones de Cilia Flores, Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Jorge Arreaza y los mensajes de algunos veedores internacionales como José Luis Rodríguez Zapatero, Evo Morales, Rafael Correa y Danny Shaw fueron otros de los mensajes vistos en la cuenta de la comunicadora, que se caracterizó por mostrar una jornada sin incidentes y sin denuncias.

La oposición aliada del gobierno solo se vio reflejada en una publicación de García cuando se encontraba con el diputado José Brito, mientras esperaban el anuncio de los resultados por el CNE. Días posteriores a los comicios, en su cuenta de Instagram, la comunicadora publicó un video de Timoteo Zambrano quien señaló que ya la Asamblea había terminado “con la hora loca. Espero que la comunidad internacional también termine con la hora loca”, dijo el dirigente.

Erika Ortega Sanoja de la cadena rusa RT y abiertamente chavista, según señala en su cuenta de Instagram, realizó una cobertura similar a la de García respecto al protagonismo dado a los actores del gobierno, entre los que destacaron el canciller Jorge Arreaza, Vladimir Padrino López, Cilia Flores y la ex rectora del CNE, Tibisay Lucena, quien señaló que votar no le había tomado ni 10 segundos.

Además, en las publicaciones de Ortega resaltaron los veedores internacionales y la delegación de Rusia para estos comicios, los cuales representaban uno de los principales instrumentos del oficialismo para mostrar a la comunidad internacional el supuesto carácter democrático del proceso electoral.

Por su parte, la periodista Lucía Córdova no tuvo mayor interacción en sus redes sociales, pero sí contribuyó a retuitear contenidos de otros actores como las publicaciones del programa Con el Mazo Dando, de Diosdado Cabello, además de Marleny Contreras, Nicolás Maduro, Fidel Madroñero y mensajes del canal Telesur, actores ampliamente manipuladores de información, como dejó en evidencia IPYS Venezuela en anteriores reportes de este seriado.

En el caso de la reconocida periodista Inna Afinogenova, conductora del programa “¡Ahí le va!”, transmitido por Youtube  —con más de 500 mil suscriptores—  y difundido por las plataformas de RT, publicó, posterior a la elección, un episodio de su programa titulado como “Elecciones en Venezuela: qué pasa ahora con Guaidó, sus apoyos, el Gobierno de Maduro…” en el que incurren en desinformación durante varios momentos, a pesar, según aclara la periodista, de estar hecho para explicar “lo sucedido en la jornada y, sobre todo, los posibles escenarios que se avecinan y sus implicaciones”.

Los mensajes de Afinogenova intentaron reforzar el desdeño hacia del fenómeno de la abstención en Venezuela impulsado desde el chavismo, pues lo consideró como infructífero. Advirtió que, al igual que el desconocimiento internacional, la abstención no impedirá que el oficialismo se instale en el parlamento.

Del mismo modo, Afinogenova comparó, como lo hizo el canciller venezolano Jorge Arreaza, el nivel de participación en las elecciones del 6D en Venezuela con los 33 puntos porcentuales de ese mismo tópico en las elecciones parlamentarias de Rumanía, celebradas en la misma fecha. La reportera criticó el rechazo internacional hacia unos comicios comparado con la aceptación de los otros.

De este modo, para Afinogenova, el fenómeno de la abstención solo respondió a una estrategia de injerencia política extranjera de Estados Unidos, la Unión Europea y varios países latinoamericanos hacia Venezuela, sin considerar que fue el rechazo hacia las condiciones y al proceso de convocatoria en el que se realizó la jornada electoral de donde emanan las desestimaciones de los resultados.

Además, otro mensaje de desinformación en el cual incurrió la comunicadora fue en afirmar que la “oposición” participó en estos comicios a través de los partidos políticos nacionales y tradicionales del país, sin nombrar ninguna de las intervenciones a las cuales fueron sometidas las organizaciones políticas con el fin de ubicar sus logos en el tarjetón electoral. A pesar de que la comunicadora expuso el logo de Primero Justicia para hablar de la “oposición aliada al gobierno”, la verdad es que esta organización política no participó. En su lugar, se inscribió la tarjeta de “Primero Venezuela” con colores, tipografía y diseño sumamente parecidos.

Así como Afinogenova, el periodista internacional Marco Teruggi, colaborador del medio ruso Sputnik y del portal argentino Página 12, describió el escenario venezolano como un contexto de crisis que es producto de ataques externos. Aunque se reconoce la abstención, no se señalan las denuncias de ilegalidad de las elecciones, pero se habla del futuro de inestabilidad que le depara posterior a este evento al gobierno interino de Juan Guaidó.

Alonso Moleiro, periodista especializado en temas electorales y colaborador de El País (España), fue el único corresponsal de medios internacionales que destacó por registrar y denunciar las irregularidades de los comicios como las acusaciones de fraude, la ruptura institucional, el rechazo internacional, el “hartazgo” político de los venezolanos y el vacío opositor en publicaciones previas y posteriores a la elección.

Periodismo crítico

Los periodistas independientes y críticos fueron el contrapeso de toda la maquinaria del oficialismo a la hora de presentar los comicios parlamentarios como “un triunfo de la patria”, con altos niveles de participación y con el cumplimiento de todas las reglas y mecanismos que establece la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre) para desarrollar una elección.

Desde mucho antes del 6D, diversos reporteros denunciaban la falta de condiciones democráticas que permitieran una participación confiable y segura de los ciudadanos. Pero una vez llegado el domingo, las denuncias no dejaron de protagonizar el día.

Desde los ya conocidos métodos de los sectores del chavismo para presionar a las personas a ejercer el sufragio con la implementación de los Puntos Rojos, pasando por la manipulación a través de amenazas de quitar beneficios como los CLAP o brindar promesas de entrega de comida y calzado una vez ejercieran voto, y hasta las irregularidades ejecutadas por el CNE como el cambio del centro de votación de Nicolás Maduro y la adjudicación de curules a candidatos que habían admitido derrota, permearon a los comicios que desde su concepción eran señalados como írritos.

Los periodistas Eugenio Martínez, experto en la fuente electoral; y Víctor Amaya, editor del Diario Tal Cual, realizaron denuncias durante todo el 6 de diciembre y los días posteriores, mientras que solo una parte de la población salía a los centros de votación por convicción o coaccionados por superiores bajo la amenaza de verse afectados con la exclusión en alguno de los beneficios ofrecidos por el gobierno chavista.

Llegada la tarde y el momento para que Maduro ejerciera su voto, las denuncias se expandieron al saber que el CNE había cambiado el centro de votación del gobernante, del Liceo Bolivariano Miguel Antonio Caro, en Catia, en el oeste de la ciudad capital, a la Escuela Ecológica Bolivariana Simón Rodríguez en El Valle, en medio de Fuerte Tiuna.

Amaya mostró en un tweet las capturas de pantalla que había realizado a los datos arrojados por la página del CNE sobre el centro de votación de Maduro en dos horas del día. La primera la hizo a las 10:42 a.m., mientras que a las 02:00 p.m capturó la segunda, una vez informados del cambio.

Posteriormente el vicepresidente del CNE, Leonardo Morales, declaró a Unión Radio que desconocía la irregularidad señalada por la prensa sobre el cambio de centro electoral del mandatario. “Confieso que en lo personal yo no sabía ni dónde votaba el presidente, mucho menos que hubiese votado en un sitio distinto”, dijo Morales, y después sus declaraciones fueron difundidas por Amaya en redes sociales y el portal Tal Cual.

En medio de la denuncia, Eugenio Martínez señaló como inaudito que los dirigentes de la oposición Ad Hoc no hubieran hecho reclamo o declaración alguna sobre el repentino cambio del centro de sufragio de Nicolás Maduro.

Las denuncias del uso de los CLAP y los carnets de la patria para incentivar de forma impositiva la participación, también estuvieron presentes en estos comicios. El Pitazo elevó en sus redes sociales una denuncia sobre el escaneo del carnet de los miembros de una comuna en Guarenas, una vez ejercieran su voto.

Amaya agregó a la publicación de El Pitazo, un trabajo realizado por Tal Cual donde queda en evidencia la utilización de los Clap dentro de la estructura del partido de gobierno, “para operar políticamente a su favor en el marco del evento electoral del 6D”.

Pero la manipulación y coerción no se limitó al punto más débil de la ya menguada población, en cambio, una vez llegada la tarde y con ella la activación de la “operación remate”, otros mecanismos fueron acelerados por los sectores oficiales y sus adeptos. Eugenio Martínez publicó en su cuenta de Twitter dos videos del momento en que simpatizantes oficialistas movilizaban a ciudadanos para que fueran casa a casa buscando nuevos votos.

Por su parte, políticos de los diversos niveles también difundieron audios a través de WhatsApp donde llamaban y exigían el aumento en la participación porque, en muchos casos, no estaban conformes con el números de votantes que llevaban registrados.

Nicmer Evans a partir de las publicaciones que realizó Punto de Corte, difundió parte de los audios de los diferentes políticos, entre los que destacaron el gobernador del estado Vargas, Jorge García Carneiro, y los alcaldes de los municipios Santiago Mariño en Aragua, Puerto Cabello en Carabobo y Carrizal en Miranda, además de otros actores como Iris Valera, Nicolás Maduro Guerra y varios jefes de calle y miembros de consejos comunales como denunció IPYS Venezuela en su reporte Los medios de la manipulación.

Otra personalidad influyente de la sociedad civil, crítico del gobierno chavista, que se manifestó en contra de las irregularidades en las que incurrió el CNE fue Andrés Caleca, otrora presidente del ente comicial, quien llamó la atención de sus “conciudadanos” tras haber introducido ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) una acción de amparo y un recurso de inconstitucionalidad en contra de la convocatoria parlamentaria sin recibir ningún tipo de respuesta por parte de las autoridades.

Así, en víspera de la consumación de los comicios, Caleca publicó un video en el que denunció el estado en que avanza la crisis democrática en el país y la poca efectividad de las elecciones respecto a las necesidades de la población venezolana.

En un análisis del periodista Pedro Pablo Peñaloza publicado en su cuenta de Twitter, señaló que los comicios del 6D estaban diseñados “para asaltar la AN, liquidar a la oposición y atornillar a Maduro” en el poder, pero también puntualizó que en la ejecución de las elecciones una operación matemática influyó en la abstención: “fraude + llamado a la no participación + apatía de la menguada base chavista. Una suma que resta…”

En las diversas perspectivas de los distintos actores que confluyeron en el desarrollo de estos comicios electorales se pueden vislumbrar varios elementos que no podrán ser cambiados a simple vista en un santiamén. Por un lado el no reconocimiento de la administración de Maduro y su gabinete en el escenario internacional, sobre todo de las naciones libres, y por el otro la destrucción del tejido social y el socavamiento de la institucionalidad democrática del país, hechos que ponen a los ciudadanos en la parte más inestable del escenario. 

Muestra analizada

El monitoreo realizado por el equipo de IPYS Venezuela durante la jornada electoral del 6 de diciembre y los días posteriores, tomó como fuente de análisis mensajes difundidos o posicionados por periodistas independientes, corresponsales de medios internacionales afines al gobierno e influencers de diferentes tendencias políticas como Luigino Bracci Roa, Madelein García, Eugenio Martínez, Vladimir Villegas, Sebastiana Barráez, Luz Mely Reyes, Oswaldo Rivero, Nelson Bocaranda Sardi, Celina Carquez, Nicmer Evans, Érika Ortega Sanoja, Llafrancis Colina, Pedro Carvajalino, Lucía Córdova, Roberto Hernández Montoya, Esteban Trapiello, Teresa Maniglia, Roque Valero, Winston Vallenilla, Carola Chávez, Mario Silva, Susej Vera, Marlene de Andrade, Larissa Costas, Marco Teruggi, Alonso Moleiro, Víctor Amaya, Andrés Caleca, Pedro Mario Burelli, Enrique Aristeguieta, Valentina Quintero, Luis Carlos Díaz y Pedro Pablo Peñaloza Ochoa.

Ver también

“Bitácora de Riesgos”, de IPYS Venezuela, profundiza en la violencia contra periodistas

Estudio acerca de los efectos laborales y personales de actos violentos contra trabajadores de la …