Inicio / Alerta / Distrito Capital: Detuvieron a periodista y atacaron a tres equipos reporteriles en marcha del silencio por los caídos

Distrito Capital: Detuvieron a periodista y atacaron a tres equipos reporteriles en marcha del silencio por los caídos

  • El jefe de redes sociales del portal web Caraota Digital permaneció cuatro horas detenido en la sede del Sebin en El Helicoide

  • IPYS Venezuela contabiliza 60 limitaciones de acceso a la cobertura de asuntos de interés público, 33 agresiones físicas, 24 hechos de intimidación, 12 detenciones arbitrarias y 11 robos contra periodistas y trabajadores de medios desde el 28 de marzo.

Una detención arbitraria contra un reportero de Caraota Digital y tres ataques contra equipos reporteriles de las televisoras Venevisión y Televen ocurrieron el sábado 22 de abril de 2017, cuando se llevaba a cabo la marcha del “silencio por los caídos”, una actividad convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Por primera vez desde que comenzaron las protestas ciudadanas en Venezuela, los sectores de oposición en Caracas pudieron llegar al punto de concentración en Montalbán. Foto EFE.

Los puntos de salida de la movilización fueron Santa Rosalía, 23 De Enero, Macarao, La Vega, Montalbán, El Paraíso, Antímano, Junquito, Vista Alegre, San Juan, La Pastora, San Bernardino, San Agustín, Coche, El Valle y La Plaza Brión de Chacaíto, con destino a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), donde rezarían por los fallecidos en el contexto de protestas en el país. Aunque la marcha fue convocada a las diez de la mañana, en las cercanías del metro de Chacaíto comenzó a las 11:30 AM. Los enfrentamientos con funcionarios de la Guardia Nacional comenzaron cuando la movilización se topó con un piquete militar que impidió su paso a nivel de El Helicoide, sede del Servicio de Inteligencia Nacional Bolivariano (Sebin). A través de la mediación de la diputada por la MUD, Delsa Solórzano, con los funcionarios, la movilización pudo avanzar.

La primera agresión del día contra un equipo periodístico tuvo lugar en El Monumento a La India, donde simpatizantes oficialistas agredieron a la periodista Maria Alesia Sosa y al camarógrafo que la acompañaba en su pauta cuando intentaban registrar cómo este grupo de personas impedía, con el uso de una cuerda, el paso de los marchantes que venían desde la avenida Páez de El Paraíso hacia la urbanización de Montalbán.

Sosa denunció que alrededor de 40 personas  los atacaron con palos cuando intentaba hacer una transmisión En Vivo, a través de la aplicación Periscope, sobre esta actividad. “No mediaron palabras, nos agredieron cuando registrábamos su propio cierre”, dijo.

El camarógrafo recibió un corte superficial en un brazo, causado por un cuchillo, y a la periodista le rasguñaron la cara.

Sosa especificó que presuntos funcionarios de la Policía de Caracas (PoliCaracas) vigilaron al equipo reporteril por varios minutos y cruzaron palabras con los agresores segundos antes del hecho. El motorizado que acompañó al equipo de prensa logró fotografiarlos.

Por primera vez, desde que comenzaron las movilizaciones en Caracas y las principales ciudades del país, los ciudadanos pudieron concentrarse en el punto de llegada y celebraron una misa frente a la sede de la Conferencia Episcopal. Sin embargo, un grupo de manifestantes fue dispersado por funcionarios de la Guardia Nacional en la urbanización El Rosal, a la altura de la autopista Francisco Fajardo. Durante el enfrentamiento entre efectivos y manifestantes, ocurrieron dos limitaciones de acceso a las coberturas contra Fabiana Ortega, del canal de noticias Globovisión, y Kevin Alfonzo Gil, reportero del canal Televen.

En conversaciones con IPYS Venezuela, la periodista Fabiana Ortega relató que, mientras esperaba hacer una transmisión acerca de la actuación de funcionarios militares en El Rosal, un grupo de personas, que se encontraban en la manifestación, comenzó a abuchear y gritarles improperios en rechazo al canal Globovisión. Sobre el remolque del camión de la televisora Televen, Ortega intentó mediar con los ciudadanos que le impidieron difundir lo que estaba ocurriendo.

Pocos segundos después comenzó la actuación de los cuerpos de seguridad. Ortega intentó ponerse el chaleco anti balas y su cámara anti gas. Pero no tuvo oportunidad, una de las personas en el lugar movió el remolque para intimidar a la periodista, quien por poco casi perdió el equilibrio y cayó del camión.  “Ellos no sabían por qué me ponía la máscara. Bajé al suelo para que hablar con ellos. Fue ahí cuando nos rodearon junto con el equipo de Televen”, recordó.

Un señor mayor abrazó a los reporteros y los apartó del grupo. Los reporteros pensaron que intentaba ponerlos a salvo, pero no fue así. El señor los conducía en dirección al enfrentamiento y, de acuerdo con el testimonio de Ortega, quería que los reporteros inhalaran gases lacrimógenos. Después de expresar su descontento, pateó al camarógrafo. Ortega le reclamó y le explicó la labor que estaban cumpliendo en el lugar.

El equipo reporteril relató a IPYS Venezuela que durante las cuatro horas de cobertura desde la Plaza Juan Pablo II de Chacao, vivió momentos de tensión y rechazo de los ciudadanos.

Después de la venta del canal Globovisión en mayo de 2013, IPYS Venezuela registró un cambio evidente en la línea informativa del canal de noticias que devino en actos de censura. Ver Propietarios de la censura.

El reportero Kevin Alfonso Gil  informó que un grupo de personas que enfrentaba a la Guardia Nacional comenzó a agredir verbalmente al equipo reporteril de Televen. Algunos de ellos llevaban el rostro encubierto, otros no. Dos hombres, a bordo de una motocicleta y con sus rostros tapados, intimidaron a los reporteros con groserías. Les dijeron que se fueran del lugar. Varias personas que marchaban debajo de la autopista Francisco Fajardo, desde Chacaito hacia Las Mercedes, comenzaron a lanzar piedras y botellas plásticas contra el equipo reporteril. Una de las piedras casi dio en la cara del reportero cuando intentó ver el ataque de estas personas desde arriba.

Detenidos arbitrariamente

Poco después de la tres de la tarde funcionarios de la Policía Nacional, cuerpo de seguridad del Estado, detuvieron a Rhobinson Rojas, jefe de redes sociales de Caraota Digital, y William Rivero, motorizado del portal de noticias, a quienes señalaron de ser terroristas. Este hecho ocurrió cuando hacían un recorrido con fines informativos en las inmediaciones de Chacaito, con dirección hacia El Rosal. Los funcionarios policiales esposaron a los compañeros de trabajo y los hicieron abordar una patrulla. Por casi una hora transitaron por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), ubicada en la avenida Urdaneta, y después los trasladaron a una sede policial en La Yaguara, hasta finalmente fueron trasladados al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), ubicado en El Helicoide.

Rojas relató a IPYS Venezuela que los funcionarios del Sebin le hicieron una serie de preguntas con el fin de corroborar que prestaba servicios informativos durante la actividad convocada ese día en la ciudad de Caracas. El reportero llenó una planilla en la que dejó sus datos y sus huellas. Tres horas después, a las ocho de la noche, los trabajadores salieron con libertad plena. El defensor del pueblo, Tareck William Saab informó a través de su cuenta de Twitter, que la institución medió con las autoridades para que liberaran al equipo reporteril.

“IPYS Venezuela exige a los funcionarios de seguridad estatal a garantizar que los trabajadores de medios de comunicación social en el país puedan ejercer el periodismo sin ningún tipo de persecución ni criminalización por su labor”.

Desde el inicio de esta nueva ola de protestas ciudadanas, derivadas de la crisis institucional venezolana, el 4 de abril se han registrado 1.426 detenciones arbitrarias, de acuerdo a datos del Foro Penal Venezolano. Actualmente, 51 personas se mantienen privadas de libertad  y 361 esperan por fiadores para que los tribunales hagan efectiva la liberación bajo medidas cautelares. En este período, IPYS Venezuela contabiliza 60 limitaciones de acceso a la cobertura de asuntos de interés público, 33 agresiones físicas, 24 hechos de intimidación, 12 detenciones arbitrarias y 11 robos contra periodistas y trabajadores de medios.

IPYS Venezuela exige a los funcionarios de seguridad estatal a garantizar que los trabajadores de medios de comunicación social en el país puedan ejercer el periodismo sin ningún tipo de persecución ni criminalización por su labor. Es necesario que los ciudadanos permitan a los periodistas cumplir con sus funciones informativas sin intervenciones ni acciones que intimiden o pongan en riesgo la integridad física de los trabajadores de los medios de comunicación social.

Ver también

CIJ: El TSJ venezolano está al servicio del poder ejecutivo

“La Corte Suprema de Justicia de Venezuela ha dejado de actuar como una corte independiente …