Inicio / Alerta / GNB disparó bombas lacrimógenas contra la prensa en cobertura de manifestaciones

GNB disparó bombas lacrimógenas contra la prensa en cobertura de manifestaciones

  • La CIDH insta al Estado venezolano a garantizar el ejercicio periodístico sin detenciones, agresiones ni amenazas que limiten la cobertura de protestas.

Una fractura  de tibia fue el resultado del impacto de un proyectil de bomba lacrimógena contra el reportero Román Camacho, reportero de sucesos, cuando funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), cuerpo de seguridad del Estado, intentaba dispersar la movilización opositora que fue convocada a concentrarse en la Plaza Brión de Chacaíto el lunes 10 de abril de 2017. A otros trece trabajadores se les impidió la cobertura en el Área Metropolitana de Caracas, Anzoátegui y Lara. Uno de ellos fue detenido.

Manifestantes auxiliaron al reportero de sucesos Román Camacho cuando recibió el impacto del proyectil de bomba lacrimógena. 

Desde el 28 de marzo de 2017, IPYS Venezuela registra que los funcionarios de seguridad estatal son quienes en su mayoría impidieron, directa e indirectamente, la cobertura periodística en 24 oportunidades durante las cuatro primeras movilizaciones convocadas por sectores de la oposición venezolana en Caracas, ciudad capital, y las principales ciudades en el interior del país. Otras limitaciones fueron cometidas en 8 oportunidades por personas desconocidas, 7 por simpatizantes oficialistas, 2 por simpatizantes opositoras y 1 por encapuchados.

IPYS Venezuela registró que al menos 2 periodistas y 6 reporteros gráficos resultaron heridos por proyectiles de bombas lacrimógenas en el Área Metropolitana de Caracas. Dos de ellos, Luis Gonzalo Pérez, de Caraota Digital, y el reportero de Sucesos, Román Camacho, confirmaron que los funcionarios de seguridad estatal dispararon directamente contra los manifestantes y trabajadores de medios de comunicación. Otros seis resultaron heridos por el rebote de estos proyectiles.

Un  total de 53 trabajadores: 29 reporteros, 14 reporteros gráficos, 6 corresponsales extranjeros, 2 camarógrafos, 1 reportero ciudadano y 1 chofer de transporte de medio de comunicación; denunciaron a IPYS Venezuela haber sufrido algún tipo de impedimento durante la cobertura de las protestas ciudadanas registradas los últimos días.

Estos impedimentos comprenden 37 limitaciones de acceso a la cobertura de asuntos de interés público vinculadas a la hostilidad de cuerpos de seguridad (20), hostilidad de simpatizantes políticos (12), por grupos criminales (3), limitación arbitraria de acceso a lugar (1). Una última limitación fue perpetrada por una piedra que impactó en la cara de un reportero.

IPYS Venezuela registró 25 agresiones físicas, 12 hechos de intimidación, 6 robos, y 5 detenciones arbitrarias por el uso abusivo de las fuerzas policiales y militares.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) emitió un comunicado de prensa el 11 de abril de 2017 con el fin de exhortar al Estado venezolano a garantizar el ejercicio de los derechos políticos, la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica de los manifestantes en el país. Para ello, el organismo internacional de DD HH insta a Venezuela a cumplir con doce estándares internacionales; el primero de ellos, el de reconocer públicamente los derecho a la reunión pacífica y la libertad de expresión sin discriminación por razones políticas.

10 de abril. Agresiones contra los trabajadores de medios

A las nueve de la mañana del lunes 10 de abril de 2017 comenzó a registrarse fuerte presencia policial en Chacaíto, específicamente en el Boulevard de Chacaíto, a pocos metros de la estación del metro que estaba cerrada. Poco después, comenzaron a concentrarse los manifestantes a la Plaza Brión en compañía de dirigentes de oposición, como Tomás Guanipa, diputado y secretario general de Primero Justicia; Delsa Solórzano, diputada a la AN y presidente de Comisión de Política Interior; David Smolansky, alcalde del municipio El Hatillo, y Américo De Grazia, diputado a la AN por la Mesa de la Unidad.

Ciudadanos y dirigentes exigen  al gobierno de Nicolás Maduro la publicación del cronograma electoral y la destitución de los magistrados de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

A las doce y diez minutos de la tarde, funcionarios de la PNB y efectivos de la GNB dispersaron la concentración con el uso de gases lacrimógenos, cuando los manifestantes apenas comenzaban a movilizarse desde El Rosal hasta la autopista Francisco Fajardo. Otro grupo marchó hacia la avenida Francisco de Miranda. La acción de los funcionarios continuó en horas la tarde hacia el municipio Chacao. En este período, varios reporteros resultaron heridos o limitados en su cobertura.

Un proyectil lacrimógeno disparado por funcionarios de la GNB alcanzó la pierna del reportero de sucesos, Román Camacho, cuando se encontraba en la autopista a la altura de El Rosal. El impacto causó una fractura de tibia en la pierna del reportero. Colegas que se encontraban registrando los hechos cargaron a Camacho con dificultad, debido a los gases lacrimógenos en el lugar, y lo hicieron abordar una motocicleta con destino a Salud Chacao, donde se le hizo una placa y se confirmó la fractura. Se encuentra estable.

IPYS Venezuela pudo confirmar con Román Camacho que el proyectil lo alcanzó a diez metros de distancia cuando un funcionario de la GNB disparó directamente contra los manifestantes y los reporteros. “Tenía como cuarenta minutos en cobertura cuando pasó. Varios muchachos intentaron auxiliarme, y al final unos colegas me llevaron en una moto de la agencia Reuters”, dijo.

El reportero tuvo una fractura a la mitad de la tibia por impacto directo de proyectil lacrimógeno. Foto. Román Camacho.

Al reportero le dieron doce semanas de reposo por esta agresión.

Diógenes Colina, reportero gráfico, confirmó a IPYS Venezuela haber recibido un impacto de proyectil de bomba lacrimógena en la pierna, específicamente en la rodilla derecha. El reportero habría resultado herido cuando intentaba auxiliar a Román Camacho.

El reportero multimedia Jesús Medina confirmó a IPYS Venezuela el robo de su teléfono celular con el que cubría la protesta y colaboraba para otros medios de comunicación. Medina aseguró haber visto a la persona, que lo despojó su celular, entregándoselo a otra quien huyó en una motocicleta. La persona fue detenida y posteriormente liberada por funcionarios policiales del municipio Chacao.

Administradores de la cuenta de Twitter del medio digital Contrapunto anunciaron haber recibido ataques que afecta la operatividad del sitio web poco antes de las cinco de la tarde del lunes. En las primeras horas del martes 11 de abril, la página web estaba operativa. IPYS Venezuela intenta contactar a directivos y representantes de este medio de comunicación social.

Así sea veía el portal web Contrapunto a las siete de la noche del 10 de abril.

La asociación civil Espacio Público informó, a través de su cuenta Twitter, que un funcionario d de la PNB roció gas pimienta en el rostro de la periodista María Fernanda González, cuando cubría una persecución de la PNB a manifestantes. Erika Ortega Sanoja, corresponsal en Venezuela de Actualidad RT, denunció, a través de su cuenta de Twitter, que dos personas, a bordo de una motocicleta sin placa, la despojaron de su teléfono celular mientras registraba en video la concentración opositora en la avenida Tamanaco de El Rosal. IPYS Venezuela intenta contactar a las dos reporteras.

Periodistas y usuarios de la red social Twitter informaron que proyectiles de bombas lacrimógenas fueron lanzados desde helicópteros que sobrevolaban El Rosal, en Caracas, a las personas que marchaban hacia la autopista Francisco Fajardo.

La información fue corroborada parcialmente por Tareck William Saab, Defensor del Pueblo, quien rechazó el lanzamiento de objetos desde helicópteros en las zonas de manifestaciones, al tiempo que aseguró mantenerse en contacto las fuerzas de seguridad estatal para evitar el uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones públicas.

A las cinco de la tarde, Néstor Reverol, ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz informó a través de una alocución oficial acerca de la detención de 18 ciudadanos durante las manifestaciones suscitadas que causaron daños a la propiedad y la vía pública en la ciudad de Caracas el lunes 10 de abril. Además, señaló a los medios de comunicación de “intentar mostrar al mundo imágenes violentas”, al tiempo que aclaró que el país “se encuentra en total normalidad”.

Apuntaron a reportero en el pecho en Carabobo. Funcionarios de la Dirección de Inteligencia y Estrategias Preventivas (Diep) de la Policía del estado Carabobo apuntaron al estómago de un reportero gráfico independiente cuando intentaba registrar la detención de un presunto manifestante que había sido trasladado a la Clínica Naguanagua en el estado Carabobo. El fotógrafo, quien acudió a la clínica para conocer el estado de salud de los ciudadanos fue abordado por los efectivos policiales quienes lo amenazaron con entregar sus herramientas de trabajo.

El grito de auxilio del reportero alertó a Freddy Milán, vicepresidente de la cámara municipal de Naguanagua, quien medió con los funcionarios para que devolvieran el equipo al fotógrafo.

A las diez de la mañana, un grupo de personas se había concentrado para protestar en el sector Mañongo a la altura de Palma Real de Naguanagua, estado Carabobo. En horas de la tarde fueron reprimidos por los efectivos de la PNB y la policía regional.

En oriente y occidente también se registraron agresiones

En horas del mediodía, reporteros de los diarios El Tiempo y El Norte fueron agredidos e intimidados durante una protesta convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en la avenida Municipal de Puerto La Cruz. Cuatro personas armadas, a bordo de motocicletas, emboscaron a Zorymar Medina, reportera de El Norte, y el chofer del vehículo del rotativo, de nombre Cristian. Los sujetos los agredieron verbalmente.

La periodista del diario El Tiempo y El Pitazo, Giovanna Pellicani, fue atacada por una mujer, quien intentó arrebatarle su celular mientras registraba la misma concentración en video. Otro trabajador del diario El Tiempo, el reportero gráfico Arturo Ramírez, sufrió una contusión en la espalda y una lesión en el brazo izquierdo cuando intentaba registrar un enfrentamiento entre manifestantes y simpatizantes oficialistas.

En occidente, trabajadores de los diarios El Impulso y El Caraoreño resultaron afectados en plena cobertura por parte de funcionarios militares y simpatizantes oficialistas, respectivamente. Jonathan Suárez y la comunicadora Anny Loyo, del diario El Caroreño, fueron agredidos por personas identificadas con el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) cuando cubrían una protesta estudiantil en la plaza Lara de Carora, estado Lara. Suárez recibió tres puntos de sutura en el rostro mientras que Loyo recibió un puñetazo en el labio. Los reporteros acudieron a la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para denunciar el hecho y dejar las pruebas gráficas de la agresión.

Un funcionario de la GNB intentó golpear con la culata de su arma a Brian Vidal, periodista del diario El Impulso, quien -al salir de la sede del rotativo – intentó grabar una persecución que los efectivos militares emprendieron contra un grupo de manifestantes que corrían para resguardarse en los estacionamientos de los edificios cercanos. Trabajadores del impreso defendieron al reportero ante la acción del funcionario.

En este contexto, funcionarios de este cuerpo militar detuvieron a Yonathan Guédez, reportero de la alcaldía de Iribarren, cuando registraba al mismo grupo de manifestantes que huían de los gases lacrimógenos y los perdigones que eran disparados por los efectivos. A las diez y media de la mañana del 11 de abril, Guédez era uno delos 17 detenidos en el Comando de la GNB Alí Primera que se encontraba aislado sin poder comunicarse con sus familiares ni abogados.

Obstaculización al tránsito superficial y subterráneo en Caracas

Luego de una semana de marchas, concentraciones y movilizaciones opositoras contra el gobierno de Nicolás Maduro, que no pudieron llegar al Palacio Federal Legislativo por la acción de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la GNB, el cierre de acceso a la ciudad de Caracas fue similar a los días 4, 6 y 8 de junio.

Conductores particulares y usuarios del transporte público superficial y subterráneo despertaron con el cierre de vías hacia la ciudad de Caracas.

Desde tempranas horas se registró lentitud en la autopista Caracas-La Guaira, debido al cierre  de uno de los canales del túnel Boquerón 1 por parte de funcionarios de la GNB. Usuarios denunciaron por la red social Twitter que el cierre se debe a la concentración convocada en la Plaza Brión.

Se levantaron puntos de control policial en Hoyo de La Puerta hacia la ciudad capital, y se registró lentitud en el kilómetro 5 de la carretera Panamericana a la altura del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), y no hubo acceso hacia el Terminal de Pasajeros Los Lagos, en Los Teques, debido a una protesta.

También hubo puntos de control en Las Tejerías del estado Aragua y retraso para ingresar al Túnel de La Cabrera. En Valencia, denunciaron retraso vehicular en el kilómetro 62 de la autopista sentido hacia la capital del país.

El Metro de Caracas suspendió por cuarta vez el servicio de trenes en 17 estaciones. Además, informó la suspensión del servicio en 10 rutas de Metrobús. Las estaciones cerradas fueron Altamira, Chacao, Chacaito (lugar de la concentración), Sabana Grande, Plaza Venezuela, Colegio de Ingenieros, Bellas Artes, Parque Carabobo, La Hoyada, Capitolio y Caño Amarillo, de la Línea 1; la estación El Silencio, Línea 2; la estación Ciudad Universitaria, de la Línea 3; las estaciones Teatros, Nuevo Circo, Parque Central, Zona Rental, de la Línea 4 y Bello Monte, de la Línea 5.

CIDH exige protección al derecho a la protesta y el respecto la libertad de expresión

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó su preocupación por los hechos registrados en Venezuela con relación a los enfrentamientos entre manifestantes y cuerpos de seguridad estatal, debido a la acción de estos últimos para impedir el avance de las movilizaciones. Asimismo, se preanunciaron ante la presencia de grupos armados que amenazaron a manifestantes y diputados de la Asamblea Nacional, y promovieron prácticas violentas durante el desarrollo de las protestas.

El organismo internacional enfatizó que los Estados no pueden restringir los derechos sobre libertad de expresión, reunión pacífica ni participación política ante la existencia de hechos de violencia aislados en las protestas. Ante el deber que corresponde a los Estados partes, la CIDH recomendó a Venezuela a seguir 12 estándares internacionales, entre los que destacan 1) el reconocimiento público a la reunión pacífica y libertad de expresión, sin discriminación por razones políticas, y 2) garantizar a los comunicadores sociales el derecho a ejercer sus funciones sin detenciones, agresiones, amenazas ni limitaciones.

Si deseas leer el comunicado completo, accede a este enlace: http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2017/044.asp

Ver también

IFEX-ALC condena los alarmantes niveles de violencia contra los periodistas en México

Los asesinatos y desapariciones de periodistas en México no cesan a pesar de la introducción …