Inicio / Alerta / Funcionarios policiales detuvieron a reportero gráfico alrededor de 3 horas y media

Funcionarios policiales detuvieron a reportero gráfico alrededor de 3 horas y media

Detención José Guerra 2

El 18  de agosto del 2014, José Guerra, fotógrafo del medio digital Primera Emisión  fue agredido y posteriormente detenido por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), cuerpo de seguridad del Estado, mientras cubría una pauta.

El reportero gráfico cubría junto con otros reporteros de medios como “La Jornada2 o “La Pascua al Día”, un homicidio efectuado en horas de la noche en el sector 12 de octubre de Valle de la Pascua, aproximadamente a las 11 am. “Cuando tomé la primera foto, uno de los funcionario me advirtió que no grabara sus caras y yo le hice una señal de afirmación”, dijo José.

Posteriormente, otro de los funcionarios presentes le repitió que no querían aparecer en las imágenes, a lo que el comunicador afirmó. Segundos más tarde, otro agente de seguridad le grita al reportero que no le grabe la cara. “Yo necesito hacer mi trabajo, tú haz el tuyo”, dijo Guerra al funcionario.

“Yo tengo 28 años cubriendo la fuente de sucesos, todos me conocen”, indicó el fotógrafo quien a pesar de eso, tenía su carnet y estaba identificado como parte de la prensa. La querella continua cuando el jefe de cuadrilla, Reynaldo Morillo, el único funcionario no identificado como tal, vestido de civil, le indicó que estaba “alzado” y que si seguía con esa actitud, lo llevaría detenido.

La respuesta del reportero fue que él conocía sus derechos que si querían llevarlo preso, pues que lo hicieran. “Me acusó de irrespeto a la autoridad y de alterar la escena del crimen”, preciso el periodista, a quien detuvieron y llevaron escoltado a la sede del CICPC. Una vez allí, Morillo forcejeó con Guerra para quitarle su cámara fotográfica y un coala con sus teléfonos celulares.

Sin embargo, Juan Carlos Guzmán, funcionario de seguridad, y amigo de José, presenció la escena y fue él a quien posteriormente le fueron cedidas sus pertenencias.

“Me ofreció golpes y yo le dije que le respondería”, expuso José. Tras esta reacción, los funcionarios esposaron al fotógrafo, tan fuerte que dejaron marcas en sus muñecas. Su amigo, el agente Guzmán, decidió hablar con José Luis Rivas, jefe nacional de homicidios, quien mandó a quitarle las esposas y llamó a su hermano, Luís Tomás Rivas, abogado, para que atendiera el caso.

José relató a IPYS Venezuela que el abogado le pidió disculpas por aquella situación que no tenía razón de ser. “Salí a las 3:30 de la tarde sin cumplir con mi labor periodística”, expuso. A pesar de que Guerra opina que este incidente es un ultraje, se comprometió con los jefes del CICPC, muchos de ellos amigos, a que no procedería de manera legal. Es decir, no denunciaría.

Ver también

IFEX-ALC alarmada por ataques generalizados contra la prensa y manifestantes en Venezuela

IFEX ALC publica un comunicado dirigido al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y al ministro …